Identifican una fragata británica del siglo XVII que naufragó en Florida

0
178
Fotografía cedida por el Servicio de Parques Nacionales (NPS) estadounidense donde se aprecian balas de cañón cubiertas de hormigón, estancadas en el fondo marino, encontradas durante un reciente estudio arqueológico en el Parque Nacional Dry Tortugas en los Cayos de la Florida (EE. UU). EFE/Brett Seymour/NPS /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS /SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA /CRÉDITO OBLIGATORIO

Miami, 15 mar (EFE).- Arqueólogos han identificado como el ‘HMS Tyger’ el buque de guerra británico del siglo XVII que encalló y se hundió en 1742 con cientos de marineros a bordo en aguas de lo que ahora es el Parque Nacional Dry Tortugas, en el extremo sur de Florida, informó este viernes el Servicio de Parques Nacionales.

Tras investigaciones y análisis de cinco cañones hallados en 2021 en el fondo marino, el equipo de arqueólogos de este organismo determinó finalmente que se trata del ‘HMS Tyger’, una fragata construida en 1647 que se hundió en 1742 después de encallar en los arrecifes de Dry Tortugas.

El hundimiento se produjo mientras tenía lugar la conocida como Guerra de la Oreja de Jenkins o del Asiento, un conflicto bélico que duró de 1739 a 1748 entre Inglaterra y el Imperio español, principalmente en el área del Caribe.

Si bien los restos del histórico naufragio se localizaron por primera vez en 1993, la nueva investigación ha arrojado pruebas definitivas de que se trata del citado buque.

En la inspección del sitio en 2021 participaron arqueólogos del Parque Nacional Dry Tortugas, del Centro de Recursos Sumergidos y del Centro Arqueológico del Sureste, que encontraron cinco cañones a aproximadamente 500 yardas (unos 457 metros) del sitio principal del naufragio, señaló el Servicio de Parques Nacionales en un comunicado.

Por su tamaño, características y ubicación, “se determinó que los cañones eran cañones británicos de seis y nueve libras (2,7 y 4 kilos) arrojados por la borda cuando el ‘HMS Tyger’ encalló por primera vez”.

Este descubrimiento y “reevaluación del sitio” llevó a los arqueólogos a presentar un argumento sólido de que los restos del naufragio localizados por primera vez en 1993 eran en realidad los restos del ‘HMS Tyger’.

“Los hallazgos arqueológicos son emocionantes, pero conectarlos con el registro histórico nos ayuda a contar las historias de las personas que nos precedieron y los eventos que vivieron”, dijo el administrador del parque, James Crutchfield.

Para Crutchfield, esta historia en particular “es de perseverancia y supervivencia y los parques nacionales ayudan a proteger estas historias no contadas a medida que salen a la luz”.

Después del naufragio del ‘HMS Tyger’, los cerca de 300 miembros de la tripulación sobrevivieron 66 días abandonados en lo que hoy es Garden Key, donde erigieron las primeras fortificaciones de la isla, más de cien años antes que el fuerte de Fort Jefferson, construido entre 1846 y 1875, que ahora domina la isla y es el principal recurso cultural del parque.

Los supervivientes varados “lucharon contra el calor, los mosquitos y la sed mientras intentaban escapar de la isla desierta”, para lo cual “construyeron embarcaciones a partir de piezas recuperadas del ‘HMS Tyger’ e hicieron varios intentos para buscar ayuda, reunir suministros adicionales y localizar buques de la Armada española en la zona”, relata el comunicado.

Después del ataque fallido a un barco español, la tripulación superviviente quemó los restos del ‘Tyger’ para asegurarse de que sus cañones no cayeran en manos de los españoles y utilizaron sus embarcaciones improvisadas para escapar a través de aguas enemigas hasta Port Royal, en Jamaica.

“Este descubrimiento resalta la importancia de la preservación en el lugar a medida que las generaciones futuras de arqueólogos, armados con tecnologías y herramientas de investigación más avanzadas, puedan reexaminar los sitios y hacer nuevos descubrimientos”, dijo Josh Marano, el arqueólogo marítimo que dirigió el equipo que realizó el descubrimiento.

La identificación positiva del ‘HMS Tyger’ como un buque de guerra británico supone la protección de la fragata bajo la Ley de Embarcaciones Militares Hundidas de 2004.

Por lo tanto, los restos del ‘HMS Tyger’ y sus artefactos relacionados son propiedad soberana del Gobierno británico de conformidad con el tratado internacional.EFE

emi/ims

Deja un mensaje /Leave a Reply