Lo que hay que saber al comprar o usar un sacaleches

0
278

Si usted le está dando pecho a su bebé, probablemente sepa que hay ocasiones en que un sacaleches puede sacarla de apuros.

Los sacaleches o extractores de leche son dispositivos médicos regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Pueden usarse para mantener o aumentar la producción de leche de la mujer, aliviar los senos hinchados y los conductos mamarios tapados, o protruir los pezones planos o invertidos para que el bebé lactante pueda prenderse más fácilmente.

Y hay ciertas consideraciones de seguridad importantes si usa uno.

¿Qué tipo de sacaleches hay disponibles?

Los sacaleches incluyen un embudo para el seno que se coloca sobre el pezón, una bomba que genera succión para sacar (o bombear) la leche y un recipiente removible para recolectarla.

Los sacaleches pueden ser manuales o eléctricos. Los sacaleches eléctricos pueden usar pilas o un cable que se enchufa a un tomacorriente. Algunos sacaleches tienen incluso un adaptador para usarlos en el automóvil,  obviamente no mientras esté manejando.

Los sacaleches dobles extraen leche de ambos senos al mismo tiempo, en tanto que los sencillos lo hacen de uno solo (encuentre consejos de inocuidad alimentaria para los bebés, entre ellos sobre cómo almacenar la leche materna, en el portal de la FDA).

La ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio exige que la mayoría de los planes de seguro cubran el costo de los sacaleches como parte de los servicios de salud preventiva para la mujer. Usted puede hablar con su compañía de seguros acerca de su cobertura.

¿Es seguro alquilar o compartir un sacaleches?

Alquilar o compartir estos dispositivos puede ser peligroso si el sacaleches no está diseñado para varias usuarias.

“Los consumidores deben estar conscientes de los riesgos que conlleva alquilar o compartir un sacaleches que no esté diseñado para varias usuarias, incluso si son familiares y amigas”, advierte H. Paige Lewter, ingeniera electricista y evaluadora de la división de Dispositivos Obstétricos y Ginecológicos de la FDA. “Los sacaleches contaminados podrían hacer que usted y su bebé contraigan una infección”.

“Aunque un dispositivo usado parezca estar muy limpio, partículas potencialmente infecciosas pueden sobrevivir en el sacaleches o en sus accesorios por un periodo sorprendentemente largo”, agrega el Dr. Michael Cummings, M.D., ginecólogo obstetra de la FDA.

Deja un mensaje /Leave a Reply