El mayor incendio forestal en historia de Colorado amenaza populosas ciudades

0
215
Según las autoridades, el fuego ya consumió más de 66.000 hectáreas, superando al incendio Pine Gulch (ocurrido este año en el oeste de Colorado, con casi 57.000 hectáreas quemadas) y al incendio Hayman de 2002, con 55.000 hectáreas afectadas. EFE/Michal Czerwonka/Archivo

Denver (CO), 15 oct (EFE News).- Un incendio forestal que arde desde hace dos meses en las montañas del norte de Colorado se convirtió este jueves en el mayor siniestro de esa clase en la historia del estado y avanza rápidamente hacia el este, amenazando a dos populosas ciudades de esa zona.

El Incendio Cameron Peak creció poco más de 12.000 hectáreas durante la noche debido a los fuertes vientos en la región, y avanzó unos 25 kilómetros en dirección de Fort Collins (172.000 habitantes y la cuarta ciudad más poblada de Colorado) y Loveland (78.000 habitantes).

Según las autoridades, el fuego ya consumió más de 66.000 hectáreas, superando al incendio Pine Gulch (ocurrido este año en el oeste de Colorado, con casi 57.000 hectáreas quemadas) y al incendio Hayman de 2002, con 55.000 hectáreas afectadas.

Ante las nuevas “condiciones extremas”, la Oficina del Alguacil del Condado Larimer (LCSO) ordenó el cierre de tres carreteras locales y evacuaciones obligatorias de 11 poblados, afectando a unas 450 familias. La carretera federal US 34 permanece cerrada desde hace semanas.

Además, se confirmó la destrucción de estructuras en Groove Springs y Springtown Gulch, pero los bomberos y equipos de rescate aún no pudieron llegar a esos lugares para obtener detalles de los daños, que incluyen interrupción del servicio de electricidad en esas áreas rurales. Específicamente, dice el comunicado de la LCSO, “la evaluación de los daños estructurales tendrá lugar una vez que las condiciones del incendio sean moderadas”.

Mientras tanto, se pidió la colaboración de equipos de bomberos de otras jurisdicciones de Colorado para impedir que el fuego avance más allá del Embalse Horseshoe, justo al oeste de Fort Collins, donde residen unos 35.000 hispanos. En Loveland, según la Oficina del Censo, viven casi 12.000 latinos.

Aunque las autoridades confían en que el incendio no afectará a las ciudades (estaba esta mañana a 25 kilómetros de Loveland y a 16 de Fort Collins), de todos modos emitieron una orden de evacuación voluntaria de las viviendas en la zona intermedia entre el fuego y las ciudades mencionadas, incluyendo la evacuación del ganado.

Los dos centros para evacuados que la Cruz Roja local había abierto en agosto pasado ya están a máxima capacidad desde el mes pasado, por lo que esa organización coordinó el alojamiento de los nuevos desplazados en cuatro hoteles de la zona.

Los bomberos se concentrarán hoy en “la protección de estructuras en el suroeste de Fort Collins”, donde está el campus de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), que podría quedar esta noche o mañana a poca distancia del fuego si el incendio sigue avanzando con la misma velocidad de las últimas 48 horas.

Por eso, bomberos de Pueblo (sur de Colorado) y del Equipo de Rescate Sur Metro (en Denver) llegaron hoy con “múltiples camiones todoterreno” para proteger la CSU. Se estima que peligro terminará en las próximas 72 horas.

“Nos hemos reforzado y sentimos que contamos con los recursos adecuados para hacer lo que podemos, especialmente en cuanto a proteger estructuras”, dijo en rueda de prensa esta mañana Paul Demerico, del Equipo 1 de las Montañas Rocosas, subrayando que más de 1.000 bomberos ya trabajan para apagar el incendio.

Hasta el momento no hay que lamentar muertes y el origen del siniestro aún se desconoce.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here