Miami se vuelve fluorescente para acoger una nueva edición del festival Ultra

0
123
Estrellas de este género como los Djs Calvin Harris, Steve Aoki, David Guetta y Martin Garrix, por citar algunos, encabezan el cartel de esta suerte de pirotecnia de decibelios, 'beats' y luces fluorescentes que se desprenderán desde su sede ubicada en el centro de esta ciudad del sur de Florida (EE.UU.). Imagen de archivo. EFE/Mario Ruiz

Miami, 22 mar (EFE).- El Bayfront Park de Miami se convierte desde este viernes en la capital de la música electrónica con el comienzo de una nueva edición del Ultra Music, un festival de tres días que se estima congregue a unas 55.000 personas cada jornada.

Estrellas de este género como los Djs Calvin Harris, Steve Aoki, David Guetta y Martin Garrix, por citar algunos, encabezan el cartel de esta suerte de pirotecnia de decibelios, ‘beats’ y luces fluorescentes que se desprenderán desde su sede ubicada en el centro de esta ciudad del sur de Florida (EE.UU.).

Alcanzada la edición 24, la consolidación de este festival no tiene discusión, como lo atestigua que las entradas se agotaran con meses de anticipación, al igual que su indisoluble vinculación -casi desde sus orígenes- con Miami, desde donde Ultra se ha expandido con sucursales internacionales.

En la edición de este año, las localidades se han agotado incluso más rápido que en 2023; sin embargo, la organización no se plantea ampliar el número de entradas, algo que se determina en base a la capacidad que ofrece el parque con vistas a la Bahía Vizcaína (Biscayne Bay), ni tampoco cambiar de ubicación, un emplazamiento de ambiente inmejorable en el corazón de la ciudad.

“No nos importa mantener el número (de billetes a la venta) como está, aun cuando sentimos que podemos crecer, porque en Miami está esa emoción que impulsa todo lo demás”, dijo a EFE Ray Martínez, director administrativo de Event Entertainment Group, la empresa matriz de Ultra Music.

El ejecutivo se muestra orgulloso de que el festival sea “líder en la industria”, como lo reflejan los galones de un cartel que combina nombres consagrados con figuras emergentes, además de que con los años se ha convertido en el arranque de la temporada de la música electrónica bailable (EDM, en inglés), que se extiende hasta noviembre.

Cada uno de los siete fastuosos y futuristas escenarios deja patente la gran producción que mueve el evento, mientras que el importante despliegue policial resalta el foco que hay en cuanto a la seguridad del parque y sus inmediaciones.

El año pasado las fuerzas de seguridad detuvieron durante los tres días del evento a un total de 19 personas, en la mayoría de los casos por delitos relacionados con la venta de narcóticos, lo que deja una media de seis arrestados por día, “muy pocos” si se tiene en cuenta las dimensiones del festival, recalca Martínez.

La Semana de la Música Ultra Music presentará en total unas 150 actuaciones, las cuales estarán a cargo, entre otros, de Armin Van Buuren, Chase & Status, Miss Monique, Afrojack y Peggy Gou, ésta última debutante en esta cita tras una exitosa temporada en el circuito internacional de clubes.

Por su parte, el DJ y productor escocés Calvin Harris, que retorna a este cónclave por primera vez desde 2013, será el gran reclamo del escenario principal en la última jornada del evento, mientras que un día antes será el turno en esa misma tarima de Martin Garrix.

El retumbar de estos trepidantes ritmos no solo se circunscribirá al Bayfront Park, sino que se extenderá por toda el área metropolitana de la ciudad a través de incontables actos que se han programado bajo el paraguas de la Semana de la Música de Miami (Miami Music Week).

Sesiones o presentaciones especiales se multiplican desde hace unos días en discotecas, piscinas de hoteles y clubes locales, y continuará así a lo largo de este fin de semana.

Este mismo viernes, por ejemplo, el hotel Eden Roc de Miami Beach albergará el Electronic Dance Music Awards, que en ediciones pasadas ha tenido como ganadores y ‘performers’ a David Guetta, Steve Aoki y Skrillex, entre otros.

Una oferta musical que atrae a una marea de ‘ravers’, como se conoce a los seguidores de este género, varios de ellos ataviados con colorida y fluorescente indumentaria, y no pocos provenientes del extranjero, en especial de América Latina.

Esta misma semana, el alcalde de Miami, Francis Suárez, puso de relieve el impacto económico en los comercios y hoteles locales que deja el Ultra, cuyas entradas tuvieron un precio que osciló entre los 349,95 y 1.499,95 dólares.

Las autoridades locales han cerrado algunas calles de acceso al centro de la ciudad y recomendado a los asistentes usar el transporte público, que por estos días ha extendido sus horarios y frecuencia, además de hidratarse de forma permanente.

El evento, como en años pasados, será pues de dimensiones colosales, resultado de un devenir ascendente desde aquella lejana primera edición de 1999, celebrada en Miami Beach y durante una sola fecha.

Hoy por hoy es una cita obligada para los amantes del house, el tecno y el dubstep que cada año se congregan en el sur de Florida.

“Será grandioso”, promete Martínez respecto a la edición del próximo año, cuando Ultra cumpla sus bodas de plata.

Deja un mensaje /Leave a Reply