Primera jueza latina en Georgia busca ser un puente entre dos culturas

0
407
Fotografía personal cedida donde aparece la jueza Ana María Martínez, graduada de derecho de la Universidad de Georgia y quien se juramentó el pasado 18 de enero como jueza estatal, cargo en el que estará hasta por lo menos 2024, cuando deberá disputar el puesto como candidata. EFE/Álbum Ana María Martínez /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS /SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA /CRÉDITO OBLIGATORIO

Atlanta (GA), 15 mar (EFE).- La colombiana Ana María Martínez hizo historia al convertirse en la primera jueza hispana en un tribunal estatal de Georgia y ahora quiere servir como un puente para la comunidad latina del estado, cuya población ha registrado un crecimiento importante en la última década, hasta más de un millón.
“Me parece muy importante ser una voz para enseñarle al resto de la comunidad muchas cosas de los latinos que no conocen”, manifestó a Efe la magistrada, quien fue nombrada por el gobernador de Georgia, Brian Kemp, para ocupar el puesto que dejó vacante el puertorriqueño Dax López en la Corte Estatal en el condado de DeKalb.
Para la jueza originaria de Manizales (Colombia) existen muchos aspectos de la idiosincrasia de los hispanos que todavía se desconocen en este país y que algunos podrían malinterpretar y verlos de forma negativa.
“Solamente la educación va a llevar a que otros jueces puedan ver esas cosas en la forma que son. Por ejemplo, en muchas de nuestras comunidades no ven a los ojos por cuestión de respeto y aquí en Estados Unidos eso puede verse como una falta de respeto”, expresó Martínez.
La magistrada, quien llegó a Estados Unidos en 1995, cuando solo era una niña, considera que se pueden derribar muchos prejuicios con solo mostrar esas diferencias culturales que existen con los latinos.
“Me encuentro en una situación muy única y me siento casi como una intérprete, no solo de idiomas sino de cultura, porque me considero americana, pues me crié en Estados Unidos, pero igual tengo un entendimiento muy profundo de la cultura latina y me encanta estar en la posición de que puedo ayudarle a las dos culturas”, expresó Martínez.
La comunidad hispana de Georgia creció en más de un 30 % en la última década y representa cerca de un 10 % de la población del estado, lo que equivale a 1,1 millones de personas, de acuerdo con los datos del Censo de 2020.
En las elecciones generales de 2020, los latinos fueron parte de una coalición de grupos minoritarios que mostró su músculo político en unas reñidas votaciones que le dieron a Joe Biden y a los demócratas la victoria en este estado que tradicionalmente era un bastión republicano.
UNA JUEZA QUE ABRE PUERTAS
La vocación de Martínez de “abrir puertas” a otros latinos comenzó hace siete años, cuando creó la Georgia Latino Law Foundation, precisamente con esa misión de inspirar a los jóvenes a que “sí se puede”.
“Desde 2015 cuando comencé la Georgia Latino Law Foundation mi propósito ha sido en gran parte abrir esa puerta y aumentar el número de hispanos en los juzgados de Georgia”, expresó la madre de dos pequeñas.
En la actualidad solo hay solo dos jueces hispanos en los tribunales estatales de Georgia, algo que no refleja ese importante crecimiento de la población, apuntó la primera mujer latina magistrada de ese estado.
“Poder estar en esta posición me da la oportunidad de demostrarle a los estudiantes de derecho que sí se puede, que ellos lo pueden lograrlo también”, agregó la jueza colombiana.
Martínez,, graduada de derecho de la Universidad de Georgia, se juramentó el pasado 18 de enero para ocupar el puesto que dejó su colega Dax López, con quien trabajó varios años y a quien considera su mentor.
La jueza reemplazó precisamente a quien fuera el segundo juez estatal latino de Georgia, después de Antonio DelCampo.
La colombiana, que estará en el cargo hasta por lo menos 2024, cuando deberá disputar el puesto como candidata, dice que su pasión por el derecho la heredó de su familia y después López la impulsó a convertirse en juez.
“Yo siempre soñé con ser abogada porque mi abuelito era abogado y él me cultivó un amor bien grande por la justicia desde que era bien pequeña, pero nunca pensé en ser jueza hasta que comencé a trabajar en la corte y Dax López sembró la semilla de ser jueza”, manifestó Martínez.
La colombiana dijo sentirse honrada de fungir como magistrada estatal y de representar a los latinos “en un nivel en el que puedo demostrar que nosotros somos personas capaces, inteligentes y que merecemos estar en posiciones como estas”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here