Escasez de pruebas de COVID-19 aumenta el temor desatado por el virus

0
221

Los Ángeles, 6 mar (EFE News).- El miedo a la propagación del coronavirus mantiene en alerta a las autoridades, que supervisan el suministro de pruebas para detectar la enfermedad en medio del aumento de casos que ha obligado a cancelar eventos masivos y clases, así como a mantener fuera de las costas de California al crucero Grand Princess con miles de pasajeros a bordo y donde 21 personas han dado positivo en los exámenes
Los casos en el país superan ya los 210 casos, de acuerdo a los gubernamentales Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), aunque medios nacionales como The New York Times dan cuenta de más de 250 casos y al menos 15 muertes, 14 de ellas en el estado de Washington donde las autoridades estatales contabilizan 79 contagios, la cifra más alta, seguida de California con más de 45 y un deceso.
Frente a las costas del norte de California se mantiene este viernes el crucero Grand Princess, con unos 2.500 pasajeros a bordo y donde decenas de personas esperan aún los resultados de pruebas de detección después de que 19 miembros de la tripulación y dos pasajeros dieran positivo, según declaró el vicepresidente Mike Pence en la rueda de prensa diaria del grupo de trabajo creado por la Casa Blanca para afrontar la crisis del COVID-19.
La tripulación de este crucero atracado desde el miércoles en el mar cerca del puerto de San Francisco espera aun la orden del gobernador estatal, Gavin Newsom, para poder dejar desembarcar a los pasajeros.
La alerta en el crucero se desató después de que un californiano de 71 años, que estuvo la primera parte del trayecto de la nave, murió el miércoles en el Condado de Placer a causa del COVID-19, deceso que se convirtió en el primero en ese estado y que obligó a Newsom, a declarar el estado de emergencia.
El presidente Donald Trump, que este viernes firmó el proyecto que autoriza el desembolso de 8.300 millones de dólares para combatir la propagación del coronavirus, aterrizó hoy en Atlanta para visitar la sede de los CDC, ello tras una información previa dada por un funcionario de la Casa Blanca que dijo que el mandatario prefirió cancelar la visita para no ser “una distracción”.
En California y en Washington, en la costa oeste y donde la propagación ha sido más fuerte, la preocupación se centra en el número de pruebas a disposición para identificar posibles contagiados.
El vicepresidente Mike Pence, quien lidera la respuesta de la Administración Trump a la crisis del coronavirus, reconoció el jueves que hubo un déficit en la cantidad de pruebas necesarias para satisfacer la demanda, y advirtió que el gobierno podría proporcionar pruebas para aquellos que se sospeche han estado expuestos o que muestren síntomas.
El Departamento de Salud Pública de California sólo tiene 7.400 pruebas para el fin de semana, de acuerdo al diario Los Ángeles Times, que señala que hay más de 9.000 personas en ese estado que han regresado recientemente de países que sufren brotes severos.
California solo ha examinado a 516 personas para detectar COVID-19 hasta este viernes.
La situación es igual de critica en el estado de Washington, donde el Departamento de Salud da cuenta de 79 positivos y once muertes, no obstante el centro hospitalario Evergreen Health, en Kirkland, señala en su página web que trata 29 casos y que 12 pacientes en sus instalaciones han muerto por el COVID-19.
Diarios como el New York Times contabilizan en este estado hasta el momento 14 decesos, entre ellos una señora de unos 80 años que ha perecido en su domicilio y un fallecido en el Condado de Snohomish.
En Kirkland, en el Condado de King, se halla el asilo Life Care Center, donde se reportaron los primeros decesos del país, y donde decenas de pacientes y trabajadores continúan siendo vigiladas por un posible contagio.
El temor a los contagios llevó hoy a la Universidad de Washington a cancelar las clases presenciales ante el brote en Seattle y alrededores, un anuncio que la convierte en la primera institución universitaria pública que toma una decisión de esa naturaleza.
La situación también es preocupante en la zona este. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó hoy en una rueda de prensa que el número de personas que han dado positivo por el coronavirus en el estado se ha elevado a 33 y que ya hay en cuarentena preventiva unos 4.000 ciudadanos.
Indiana ha confirmado el primer caso de COVID-19 en el estado, y el gobernador Eric Holcomb declaró el estado de emergencia de salud pública.
Maryland, Nevada, Texas y Nueva Jersey reportaron los primeros casos este jueves. Pensilvania también se sumó a la lista.
En Florida, los organizadores del festival de música electrónica Ultra, que se iba a celebrar en Miami del 20 al 22 de marzo, anunciaron oficialmente su cancelación a raíz del temor de contagios, mientras que el alcalde de esta ciudad, Francis Suárez, informó que el Festival de la Calle 8, señalado como el festival hispano más grande del país, también se cancelaba.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here