Ocho hombres poseen igual riqueza que mitad más pobre del mundo

0
3039

Londres, 16 Ene (Notimex).- Tan sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial estimada en 3.6 mil millones, lo que confirma que la desigualdad sigue creciendo en este década, de acuerdo con el organismo civil Oxfam.

En un informe, Oxfam destacó que la brecha entre ricos y pobres es mucho mayor de lo que se temía, ya que el crecimiento económico sólo beneficia a los que más tienen y el resto, la gran mayoría de ciudadanos de todo el mundo, especialmente los más pobres, están al margen.

“El modelo económico y los principios que rigen su funcionamiento nos han llevado a esta situación que se ha vuelto extrema, insostenible e injusta”, destacó el reporte, difundido en la página en Internet de la confederación internacional con sede en esta capital.

Oxfam describió en su reporte cómo las grandes empresas y los más ricos logran eludir y evadir el pago de impuestos, potencian la devaluación salarial y utilizan su poder para influir en políticas públicas, alimentando así la grave crisis de desigualdad global.

El informe también demanda un cambio fundamental en el modelo económico de manera que beneficie a todas las personas y no sólo a “una élite selecta”.

El informe apuntó que desde que hace cuatro años, cuando el Foro Económico Mundial identificó el aumento de la desigualdad como una amenaza a la estabilidad social, el desequilibrio de ingresos entre ricos y el resto de la población ha seguido al alza.

Desde 2015, año en que se determinó que el uno por ciento de la población más acaudalada del mundo posee una mayor riqueza que el resto del planeta, la brecha entre ricos y pobres siguió creciendo.

Para ilustrar las diferencias, el informe indicó que los ingresos del 10 por ciento más pobre de la población aumentaron en menos de tres dólares al año entre 1988 y 2011, mientras que los ingresos del uno por ciento más rico aumentaron 182 veces más.

En Estados Unidos, una nueva investigación del economista francés Thomas Piketty muestra que en los últimos 30 años el crecimiento de los ingresos del 50 por ciento con menos recursos ha sido de cero, mientras que los ingresos del uno por ciento más rico ha aumentado 300 por ciento.

“Con datos nuevos y más precisos sobre la distribución de la riqueza global –especialmente en China y la India–, podemos calcular que la mitad más pobre del mundo posee menos riqueza de lo que inicialmente se estimaba”, indicó.

De haber contado con estos datos el pasado año, Oxfam habría estimado que nueve mil millonarios –y no 62, como calculó en ese entonces– poseían la misma riqueza que la mitad más pobre del planeta, agregó el reporte.

“Cuando una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de dos dólares al día, la inmensa riqueza que acumulan tan sólo unos pocos resulta obscena”, indicó Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional en el informe.

“En todo el mundo, muchas personas están siendo dejadas de lado. Sus salarios se estancan mientras las remuneraciones de los presidentes y altos directivos de grandes empresas se disparan; se recorta la inversión en servicios básicos como sanidad o educación mientras grandes corporaciones logran reducir al mínimo su contribución fiscal”, señaló.

El informe de Oxfam evidencia también cómo este modelo económico canaliza la riqueza hacia una exclusiva élite a expensas de los más pobres de la sociedad, la mayoría de ellos mujeres.

El ritmo sobrecogedor que los más ricos acumulan podría dar lugar al primer “billonario” del mundo en tan sólo 25 años. “Con tal súper concentración de riqueza, esta persona necesitaría derrochar un millón de dólares al día durante dos mil 738 años para gastar toda su fortuna”.

Oxfam indicó que el rechazo a la desigualdad está provocando crisis políticas en todo el mundo y consideró un factor determinante en la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, la elección de Rodrigo Duterte en Filipinas y la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

“Siete de cada 10 personas vive en un país en el que la desigualdad ha aumentó en 30 años. Entre 1988 y 2011, los ingresos del 10.0 por ciento más pobres de la población mundial aumentaron 65 dólares al año, mientras que el 1.0 por ciento más ricos creció 182 veces, a un ritmo anual de 11 mil 800 dólares”. añadió.

Las mujeres, sobrerrepresentadas en los sectores con peores salarios, sufren mayores niveles de discriminación en el ámbito laboral y asumen la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado. “Al ritmo actual, llevará 170 años alcanzar la igualdad salarial entre hombres y mujeres”.

Para su informe Oxfam entrevistó a trabajadoras del sector textil en Vietnam que trabajan 12 horas al día, seis días a la semana y perciben sólo un dólar por producir prendas de ropa para algunas de las principales marcas, cuyos presidentes figuran entre los más ricos del mundo.

El informe muestra, además, cómo los más ricos utilizan una intrincada red de paraísos fiscales para eludir el pago de los impuestos que les corresponden y un ejército de asesores financieros para garantizar altos rendimientos en sus inversiones, algo inaccesible para un ciudadano.

Al contrario de la creencias, muchas de las personas más ricas no han generado su riqueza por sí mismas; el análisis de Oxfam apunta a que más de la mitad de los millonarios ha heredado su fortuna o la ha acumulado gracias a su participación en industrias en “las que la corrupción y el nepotismo son prevalentes”.

Ante esta realidad, Oxfam consideró que los gobiernos deben frenar la concentración extrema de riqueza para acabar con la pobreza e incrementar los impuestos tanto a las grandes fortunas como a las rentas más altas de cara a lograr un sistema más equilibrado.

Oxfam hizo un llamado a las élites económicas presentes en el Foro Económico de Davos (y de forma específica a los milmillonarios del mundo) a desempeñar un papel fundamental en la creación de una economía más humana.

“El tema principal del Foro Económico Mundial de este año es ‘Liderazgo reactivo y responsable’. Los participantes pueden empezar comprometiéndose a pagar los impuestos que les corresponden y garantizar que sus empresas paguen salarios dignos”, apunto.

Deja un mensaje /Leave a Reply