El fútbol mexicano y sus dificultades por erradicar racismo y homofobia

0
2399

México, 4 oct (EFE).- La sanción de FIFA y la investigación por ofensas al colombiano Jefferson Cuero dejan ver las dificultades de la Liga de fútbol de México por erradicar las expresiones racistas y homófobas de sus tribunas.
Cuero, jugador del Morelia, fue víctima de “supuestos gritos” de “algunos aficionados” en el estadio de las Chivas de Guadalajara este fin de semana, indicó la Comisión Disciplinaria al anunciar una investigación sobre los hechos.
Según los medios de prensa locales, durante el partido del torneo Apertura 2016, cada vez que el colombiano tomaba el balón, algunos aficionados imitaban el sonido de un mono.
Además de Cuero, en meses recientes, jugadores como el colombiano Darwin Quintero y el ecuatoriano Michael Arroyo han denunciado presuntos insultos racistas de parte de sus rivales y de los aficionados.
La indagatoria sobre los gritos a Cuero llega al unísono con la decisión de la FIFA de sancionar a la federación mexicana de fútbol como “consecuencia de la conducta discriminatoria y antideportiva de sus aficionados” en la eliminatoria mundialista rumbo a Rusia 2018.
La federación mexicana fue multada con 30.000 francos suizos (unos 590.000 pesos) por gritos homófobos de sus aficionados durante el partido con Honduras del el pasado 6 de septiembre en el estadio Azteca.
Esta multa se acumula a la que FIFA le impuso en mayo pasado por un total de 35.000 francos suizos (unos 688.000 pesos mexicanos) en castigo a los cantos discriminatorios en un partido contra El Salvador en estadio Azteca.
Y es semana a semana y en cada servicio de meta del equipo contrario, los aficionados mexicanos lanzan un coro homófobo que se ha extendido a otros torneos y a los estadios de otros países a los que acude a jugar la selección.
Este grito se escucha en la mayoría de los estadios del fútbol de México y se ha convertido en un problema para la Federación cuando se presenta en partidos de la eliminatoria de la Concacaf para la Copa Mundial de Rusia 2018.
Los directivos han salido al paso en diversas ocasiones para argumentar que el grito utilizado (eehhhh puto) es una expresión que no es actual y que tampoco es discriminatoria en el sentido homofóbico, sino que es un mexicanismo con varios significados.
Y es que la Liga mexicana ha desplegado por meses una campaña para desalentar los gritos que sus aficionados lanzan en los estadios y que han sido calificados como homófobos por agrupaciones de derechos civiles.

Deja un mensaje /Leave a Reply