El boxeo latinoamericano inicia bien y promete mejorar aún en 2019

0
285

Mérida (México), 2 ene (EFE).- Ya habiéndose desprendido la última hoja del calendario de 2018, el panorama para el boxeo, uno de los deportes que mejor retratan la idiosincrasia latinoamericana permanece alentador en 2019.
Así, el boxeo regional inicia este año bien representado con 12 de la friolera de 68 campeones mundiales reconocidos por los cuatro organismos que lo rigen en sus 17 divisiones, cifras inimaginables en sus últimas épocas serias, en la década de los 80 del siglo pasado.
México, como suele suceder, va a la cabeza de la lista con seis de esos 12 campeones, teniendo como su abanderado a su jalisciense “Canelo” Álvarez, no el mejor boxeador del mundo, pero sí la máxima estrella, por su “punch” mediático y por ser el máximo taquillero de “pugilandia”.
Álvarez, atleta de indiscutible alta calidad, prevalece como un fenómeno, no del boxeo, pero sí de la percepción, que le ha redituado las mejores bolsas en el ring y el mejor contrato en la historia del deporte en general (365 millones de dólares) gracias a las preferencias de sus fans, pero sobre todo a las de sus “haters” que dicen aborrecerlo, pero que son los primeros en sintonizar sus peleas.
El “Canelo” es el más destacado, en todos los sentidos, de la docena de latinoamericanos que reinan en el boxeo y tiene aún mucho por recorrer y ofrecer en al menos las próximas 10 peleas que tiene de contrato con DAZN, la firma de “streaming” que le pagó cerca de 400 millones de dólares.
Junto con él hay otros 11 que “sonarán” en 2019 y de todos ellos hay uno que llama la atención de manera particular: Eleider Álvarez.
El colombiano, actual campeón mundial semicompleto de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) dio la sorpresa más agradable para Latinoamérica en 2018 al vencer al durísimo y encumbrado ruso Sergey Kovalev el 4 de agosto pasado en Atlantic City, Estados Unidos, donde lo derribó de manera reiterada, para hacerlo escuchar los 10 segundos en la lona y darle al país cafetero una corona que necesitaba.
Habrá una segunda cita entre ellos próximamente y aunque Kovalev siempre será peligroso, es de esperarse que Álvarez “repita el numerito” y no resulte un campeón efímero.
La lista está integrada también por otros campeones como el recién coronado mexicano Carlos Licona (mínimo), los minimoscas Ángel Acosta (Puerto Rico-OMB), Félix Alvarado (Nicaragua- Federación Internaconal de Boxeo (FIB)) y Carlos Canizales (Venezuela (Asociación Mundial de Boxeo (AMB)), todos ellos de reinado reciente, pero con buenas perspectivas.
Asimismo, el puertorriqueño Emmanuel Rodríguez (gallo OMB), el recién coronado Emmanuel Navarrete (súpergallo OMB) y el también boricua Alberto Machado (súperpluma OMB), así como el mexicano Miguel Berchelt (súperpluma Consejo Mundial de Boxeo (CMB), a quienes la lógica y el sentido común pondrían en un mismo ring en 2019 en una pelea unificadora.
Más arriba en peso súperwelter, el también mexicano Jaime Munguía reina en la versión de la OMB y en la súpermediana, el “Canelo” Álvarez AMB y su coterráneo Gilberto “Zurdo” Ramírez OMB tienen el 50 por ciento de los campeonatos de esa división.
Un choque entre ellos en 2019 suena interesante y parece obligatorio, sobre todo si Álvarez desea por fin lograr, no la legitimidad que sus resultados le han dado, pero sí la credibilidad que se le ha escabullido y que la mercadotecnia no le conseguirá.
La lista la completa el “cafetero” Álvarez, el latinoamericano de mayor peso entre todos los que reinan en el boxeo.
Es un hecho que no todos estos 12 terminarán 2019 como campeones, pero también lo es que otros latinoamericanos alcanzarán coronas mundiales y hay muchos haciendo fila para ello.
Entre ellos están el aún vigente nicaragüense Román “Chocolatito” González, su ex rival mexicano Juan Francisco “Gallo” Estrada, el sensacional prospecto panameño Ricardo “Científico” Núñez, alguien de quien se esperan muchísimas y muy buenas cosas para el boxeo canalero y que tiene una marca de (20-2-0 con 18 kos).
Asimismo, el súperpluma mexicano Eduardo “Rocky” Hernández (26-0-0 23 kos), el muy experimentado venezolano, ex campeón mundial Jorge Linares, quien puso en la lona al considerado por muchos mejor libra por libra del mundo Vasyl Lomachenko.
También el recién destronado peso mosca nicaragüense, Cristofer Rosales y el gran ex olímpico cubano Guillermo Rigondeaux, quien va por un nuevo aire tras perder el invicto en 2017 con Lomahenko.
Llama la atención, en verdad, la ausencia de campeones en esta lista de la muy boxística e histórica Argentina que vio y sufrió en 2018 la despedida con muy pocos honores de alguien que tuvo todo y nunca quiso ser no sólo campeón, sino figura del boxeo Lucas Matthysse.
Un aliciente es el cambio gradual de las políticas deportivas en Cuba, nación que siempre ha sido una gran, enorme potencia, no sólo latinoamericana, sino mundial en el boxeo, antes, durante y hasta después de la “Era Castro”.
No está lejano el día en que La Habana vuelva a albergar boxeo profesional y eso sólo hará estallar el gran potencial de la pequeña gran isla, para la que la música y el baile, el béisbol, y el boxeo son parte de sus “genes”.
En lo que eso sucede, sólo resta ver cómo muchos cubanos prosiguen sus carreras en Estados Unidos y Europa y cómo también muchos otros boxeadores siguen generando emociones, campeonatos y honor para toda la región de Latinoamérica en los cuadriláteros de la región y de todo el “mundo de pugilandia”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here