Verstappen ensaya el discurso de su tercera investidura

0
415
Lusail (Qatar), 06/10/2023.- El neerlandés Max Verstappen (Red Bull),que está a un paso de coronarse por tercera vez campeón del mundo de F1, firmó este viernes la 'pole' para el Gran Premio de Qatar, en el circuito de Lusail. EFE/EPA/ALI HAIDER

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) saldrá primero el domingo en el Gran Premio de Qatar, el decimoséptimo del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el circuito de Lusail -donde el español Fernando Alonso (Aston Martin) arrancará cuarto-, pero primero intentará, este mismo sábado, dejar resuelto matemáticamente el campeonato; para lo que sólo necesitaría tres puntos. Es decir: acabar sexto la prueba sprint.

Verstappen, de 26 años, firmó su trigésima ‘pole’ en la F1 -la décima de la temporada- al ser el más rápido de la tercera y decisiva ronda de la calificación (Q3). Cubrió, con el neumático blando, los 5.419 metros de la recién re-asfaltada pista del circuito de las afueras de Doha en un minuto, 23 segundos y 778 milésimas, 441 menos que el inglés George Russell (Mercedes), que saldrá junto a él desde la primera fila.

Alonso, la gran sensación de la temporada a los 42 años -con siete podios- estuvo soberbio una vez más y arrancará cuarto, tras mantener su condición de único piloto de la parrilla presente en todas y cada una de las Q3. Y van diecisiete. En una calificación en la que el otro español, Carlos Sainz (Ferrari) -que saldrá duodécimo- y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), decimotercero, quedaron eliminados en la segunda ronda.

A ‘Checo’ se le anuló su vuelta buena del segundo acto, por sobrepasar los límites de la pista, y no entró en la ronda decisiva, en la que Verstappen, que encabezó todas las tablas de tiempos menos la de la Q2, en la que secundó al séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes), no dio opción.

A otro inglés, Lando Norris (McLaren), se le suprimieron sus dos intentos en la ronda final, por lo que, tras figurar inicialmente en la segunda posición, acabó sin tiempo y saldrá décimo. En un final de jornada un tanto caótico, ya que Alonso, que era sexto -con un crono legal- avanzó un puesto antes de ascender otra plaza más, ya que al otro piloto de la escudería de Brackley, el australiano Oscar Piastri -tercero hace dos domingos en Suzuka, donde subió por primera vez al podio- también se le invalidó uno de sus giros.

Piastri, que había avanzado una posición y se creía tercero tras la doble penalización de su compañero Norris, estaba siendo entrevistado a pie de pista por la propia organización del campeonato cuando se enteró de que su tercera plaza no era real. El debutante ‘aussie’ saldrá finalmente sexto, desde la tercera hilera. Al lado del compañero de Sainz, el monegasco Charles Leclerc. En una carrera prevista a 57 vueltas; para completar un recorrido de 308,6 kilómetros

Pero lo que quedó bien claro, por si alguien tenía la menor duda, es que Verstappen viene a resolver cuanto antes. La jornada le sirvió como ensayo para su figurado tercer discurso de investidura. A su edad, a lo largo de toda la historia sólo había ganado tres títulos mundiales el alemán Sebastian Vettel, que lideró el anterior periplo glorioso de Red Bull, con cuatro ‘dobletes’ entre 2010 y 2013.

De nuevo con la imbatible nave diseñada por el estelar ingeniero inglés Adrian Newey, auténtico ‘guru’ de la aerodinámica, el voraz ‘Mad Max’ dispondrá de su primera bola de (tercer) título este mismo sábado. Necesita tres puntos y el sprint los reparte entre los primeros ocho (ocho para el primero, siete se lleva el segundo, seis el tercero; y así, sucesivamente, hasta el octavo, que se apunta uno).

Así que le vale ser sexto. Y podría ser campeón incluso sin puntuar, siempre y cuando su compañero ‘Checo’ -segundo en el campeonato, a 177- no acabe entre los tres primeros la prueba reducida.

Una carrera sobre el tercio del recorrido de la dominical y cuya parrilla se confeccionará, horas antes, asimismo con una calificación reducida: el ‘sprint shootout’. El líder del Mundial, que el sábado comentó a Efe en Lusail que no piensa en el récord historico de siete títulos que comparten Hamilton y el alemán Michael Schumacher -Sir Lewis y el Kaiser-, sino que irá “viendo, año a año”, no hace concesiones. Salvo superlativa sorpresa festejará este sábado. El domingo será otro día. Pero, aunque sea con dolor de cabeza, para nada renunciará a la victoria.

Aunque hizo menos calor que el jueves, la gran preocupación, aparte del viento y de la escasa preparación en una pista en la que la F1 sólo ha corrido en una ocasión y que acaba de ser re-asfaltada -el circuito se ha reconstruido casi por completo- son, sobre todo con miras al domingo, las elevadas temperaturas. Motivo por lo que no son pocos los pilotos que se someten a análisis de orina para comprobar sus niveles de hidratación; y en los equipos se ha disparado el consumo de zumos, especialmente el de remolacha.

Verstappen ya marcó el mejor tiempo del único entrenamiento libre del fin de semana en Lusail, donde una de las circunstancias más comentadas en las ruedas de prensa oficiales de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), aparte de la inminente nueva coronación de ‘Mad Max’, es el hipotético ingreso, a partir de 2026, de un nuevo equipo en la parrilla; presumible, el Andretti.

El astro neerlandés, en condiciones completamente diferentes a las sesiones decisivas del cuarto de los seis fines de semana con formato sprint -la sesión arrancó de día y concluyó con luz artificial- aventajó en 33 centésimas a Sainz. Segundo, por delante de su compañero, Leclerc, en un libre del que no muchos datos se pudieron extraer; que Alonso -con neumáticos medios, a diferencia del resto de los primeros cinco, que lo hicieron con blandos- acabó cuarto, a 491 milésimas, y ‘Checo’ quinto, a 588 de su compañero.

El canadiense Lance Stroll -compañero del genio astur en Aston Martin-, en racha negativa, cayó en la primera ronda (Q1), en la que también quedó eliminado el danés Kevin Magnussen (Haas) y en la que el caníbal neerlandés marcó el mejor crono, con algo más de una décima sobre Norris y dos respecto a Fernando, imperial desde las primeras de cambio en la calificación.

En la segunda, en la única que Verstappen se permitió una licencia, al ceder una décima frente a Hamilton -al que destronó hace dos años en la última vuelta de la última carrera, en Abu Dabi-, cayeron Sainz y ‘Checo’, que tampoco debería despistarse en exceso si quiere ser subcampeón.

A ‘Mad Max’ no le hizo falta un segundo intento. Con el primero reventó a la concurrencia. Cuatro décimas y media sobre Russell y otra ‘pole’ más al bolsillo. Ya van 30. Diez de ellas este año. Ahora a descansar. Y mañana, a deslumbrar una vez más. En la noche de Lusail, Verstappen saca brillo a su corona.

Adrián R. Huber

Deja un mensaje /Leave a Reply