Vinícius marca el pulso de la necesidad ante la mejoría

0
402
Savic y Vinicius pugnan por un balón en el último Real Madrid-Atlético de Madrid del pasado 26 de enero del 2023. EFE / Rodrigo Jiménez.

Madrid, 24 feb (EFE).- La figura del brasileño Vinícius Junior, deslumbrante en Anfield y víctima de actos racistas que marcaron los dos últimos derbis madrileños, marca el pulso de un duelo que pretende mantener la belleza futbolística del reciente copero, trasladado a una Liga en la que el Real Madrid tiene necesidad, ante los ocho puntos de desventaja con el líder, y el Atlético de Madrid debe confirmar su mejoría.
Treinta días después de un derbi trepidante, el que regaló el formato de una Copa del Rey a partido único, el gran duelo de la capital está de vuelta al Santiago Bernabéu. La mejor imagen del Atlético de Madrid no le sirvió para evitar despedirse del último título al que optaba.
El día de la lesión de Ferland Mendy, la aparición inesperada de Eduardo Camavinga de lateral izquierdo, el gol para enmarcar de Rodrygo, gran ausencia en Liga, y el primer tanto de Vinícius en un derbi, el décimo, silenciando las polémicas e imponiendo su fútbol.
Es la fórmula de un jugador que protagoniza un crecimiento sin freno. Convertido en gran referente ofensivo del Real Madrid con 22 años, “el jugador más determinante del mundo”, para Carlo Ancelotti. A la conclusión de un triunfo histórico en Anfield (2-5) que relanza la ilusión del madridista en su competición fetiche, llegó el elogio del técnico italiano que sitúa al brasileño a la altura de Kylian Mbappé o Erling Haaland.
Debe mantener su alta cota de protagonismo Vinícius en un derbi en el que hasta el momento no fue actor principal hasta sus últimos capítulos. Dos asistencias para el triunfo del pasado curso en el Bernabéu, una acción desequilibrante en el tanto de la sentencia de la primera vuelta en el Metropolitano y al fin su estreno goleador en el último precedente. En la última acción de la prórroga copera. Cuando las fuerzas físicas escaseaban y él imponía su físico para dejar rivales atrás antes de definir con la diestra.
Cambió el foco de tristes actos racistas al fútbol. Como se debe repetir en un derbi al que los dos protagonistas llegan en buen momento. Aquella remontada copera impulsó al Real Madrid, que posteriormente conquistó el Mundial de Clubes con facilidad y acaricia los cuartos de final de ‘Champions’.
En LaLiga juega sin red. Un tropiezo sabe que ya puede ser definitivo a falta de visitar el Camp Nou.
Invicto en el Bernabéu -siete triunfos y tres empates-, con 22 goles a favor y sin recibir tantos en sus tres últimos partidos ante su afición, Ancelotti se adapta a las circunstancias de un calendario demoledor con hasta ocho partidos en febrero. Llegan los decisivos y dejan bajas. Las de Ferland Mendy y David Alaba dejan desprotegidos el lateral izquierdo en el que aparecerá Nacho Fernández en su momento de mayor continuidad.
La de Rodrygo deja al Real Madrid sin un jugador que ha sido clave en los dos últimos derbis. Con el tanto que rompió el partido pronto en el Metropolitano y la obra de arte hecha gol que inició la remontada copera. Su ausencia dará entrada a Marco Asensio, si Ancelotti mantiene la apuesta ofensiva de Anfield, o adelantará la posición de Fede Valverde si su deseo es reforzar un centro del campo en el que se perfilan como novedades Aurélien Tchouaméni y Toni Kroos.
Es el mejor momento del curso del Atlético, que llega al Santiago Bernabéu revitalizado, con un margen de error de una derrota en la cuarta plaza impensable hace unas semanas; más cerca que nunca de la tercera posición desde la reanudación de LaLiga, a dos puntos de la Real Sociedad; aún a diez puntos del segundo puesto del Real Madrid y a un mundo -16 puntos- del liderato del Barcelona, pero rearmado con el paso de las jornadas.
Es otro Atlético del que se fue alicaído y alarmado al parón por el Mundial de Qatar 2022, distinto en su rendimiento, en sus resultados y en su propuesta, relanzado con un perfil más ofensivo, con la reacción colectiva y de muchas de sus individualidades y con la elección de Simeone en determinadas posiciones clave de un once que casi ya se recita de memoria.
Ataca más y mejor, con más constancia, con más claridad, con más ambición y con más pegada. Y recibe menos goles. Tan solo ha encajado uno en las últimas cinco jornadas, cuatro de ellas imbatido en la portería de Jan Oblak, que ha recuperado el nivel del pasado. También funciona mejor en la transición en el medio, con Koke Resurrección como figura crucial, y presiona con más decisión en campo rival. Y, sobre todo, gana. Lo fundamental.
Cuatro victorias en las últimas cinco citas, con la única excepción del 1-1 en casa con el Getafe de penalti, reafirman la reacción del Atlético, liderada por un jugador total, Antoine Griezmann, que le ha dado 142 puntos al equipo rojiblanco entre sus goles y sus asistencias en seis cursos y medio de Liga; por Koke, reubicado en el medio centro; por el resurgimiento de Mario Hermoso o Reinildo Mandava; por el portero esloveno; por el desborde de Marcos Llorente, que apunta a delantero en el Bernabéu… Por un bloque.
Todos ellos formarán en el once de Simeone, que alcanzará este sábado a Luis Aragonés como el entrenador con más partidos de la historia del Atlético de Madrid, con 612; otro récord para la eternidad del técnico argentino en los 120 años de existencia del club.
Sin Rodrigo de Paul, Sergio Reguilón ni Geoffrey Kondogbia, lesionados, con la recuperación de Thomas Lemar y con la disponibilidad de Memphis Depay y Álvaro Morata, la elección para el ataque del técnico puede ser Marcos Llorente al lado de Antoine Griezmann.
Una novedad, pendiente de confirmación, que relegaría al banquillo a Morata y Ángel Correa, fuera de una alineación con la duda de la estructura (4-4-2, 4-3-3, 5-3-2…) y con el regreso de Stefan Savic a la defensa por José María Giménez para formar con el hoy indiscutible Mario Hermoso, respaldados en los laterales por Nahuel Molina y Reinildo Mandava, de nuevo a un nivel imponente: ganó el 87 por ciento de duelos ante el Athletic.
También volverán, según las pruebas, Pablo Barrios y Saúl Ñíguez a la línea del medio campo, junto a Koke Resurrección y Yannick Carrasco, ya superado el cuadro faringeo que lo afectó desde el lunes, para visitar el Bernabéu un mes después del polémico 3-1 en la prórroga en los cuartos de final de la Copa del Rey, que generó indignación en el equipo y que provocó la reacción de Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético, sobre la presión del conjunto blanco a los árbitros, por la no expulsión de Dani Ceballos.
Esa es la única derrota del Atlético en sus últimos ocho encuentros oficiales, con cinco triunfos, pero también la más reciente de una secuencia de ocho partidos sin ganar al ‘eterno’ rival como visitante, desde el 27 de febrero de 2016, con un gol de Griezmann (0-1).

  • Alineaciones probables:
    Real Madrid: Courtois; Carvajal, Militao, Rüdiger, Nacho; Tchouaméni, Kroos, Modric; Fede Valverde, Vinícius, Benzema.
    Atlético de Madrid: Oblak; Molina, Savic, Hermoso, Reinildo; Barrios o Correa, Koke, Saúl, Carrasco; Llorente, Griezmann.
    Árbitro: Gil Manzano (Colegio Extremeño).
    VAR: Santiago Jaime Latre (Comité aragonés).
    Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 18.30 CET (17.30 GMT).

Puestos: Real Madrid (2º, 51 puntos); Atlético de Madrid (4º, 41 puntos).
La clave: la capacidad defensiva del Atlético de Madrid para frenar el momento de Vinícius, autor de cinco tantos en sus cuatro últimos encuentros.
El dato: Simeone igualará a Luis Aragonés como el entrenador con más partidos de la historia del Atlético de Madrid, con 612 encuentros.
Las frases:
. Ancelotti: “Simeone ha sido capaz de meter una mentalidad y una identidad bastante reconocible en el Atlético de Madrid”.
. Simeone: “Gil Manzano es un árbitro bárbaro, lo hará fenomenal”.
El entorno: el Santiago Bernabéu presentará un ambiente de gala en el derbi, en uno de los que se espera sea primeros llenos desde el aumento de capacidad según van avanzando las obras de remodelación.

Deja un mensaje /Leave a Reply