Miami, 14 jul (EFE).- Tres hombres que robaron 8,5 millones de guantes médicos y 57.000 mascarillas N-95 de una empresa de suministros del condado de Broward, al norte de Miami (Florida), fueron condenados a más de dos años de cárcel y tres años de libertad supervisada, informó este jueves la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Florida.

Alexander Jolly, Kenold Million y Pietro Sinclair fueron condenados en un tribunal de la ciudad de Fort Lauderdale también a pagar 470.000 dólares en concepto de restitución por la sustracción de material médico de protección, “uno de los robos de equipo de protección personal más grandes registrados en Estados Unidos”, señaló la Fiscalía en un comunicado.

El robo, que incluyó además una gran cantidad de batas médicas, tuvo lugar durante los primeros meses de la pandemia de coronavirus.

Según un comunicado de la Oficina del Fiscal Federal en Miami, Jolly y Million trabajaban en la empresa de suministros médicos Sunrise, donde llevaron a cabo el robo, mientras que Sinclair era empleado de la empresa de camiones contratada para trasladar el equipo desde el almacén de la compañía hasta el personal médico de primera línea.

En abril de 2020, “un momento en que los hospitales enfrentaban una escasez crítica de Equipo de Protección Personal (PPE, en inglés)”, Sinclair cargó en su camión de trabajo palés adicionales de PPE, “mezclando los palés robados con envíos legítimos”.

Posteriormente, Sinclair entregó los palés robados en la casa de Jolly y Million en Fort Lauderdale, donde “emplearon cartón para disfrazar los envíos”.

Desde allí, trasladaron el material robado, uno de los mayores de PPE en la historia de EE.UU., a otros lugares en los condados de Broward y Miami-Dade utilizando camiones y camionetas de alquiler.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here