Los esfuerzos dan fruto y mayoría de los latinos estarán vacunados en verano

0
227

Cleveland (OH), 7 abr (EFE News).- A pesar de un inicio titubeante, el esfuerzo de las autoridades sanitarias está dando frutos y las cifras de la campaña de vacunación comienzan a despegar entre los latinos, por lo que la mayoría de los hispanos podrían estar vacunados contra la covid-19 este verano.

“La última encuesta nacional a la que tuve acceso decía que el estimado de latinos que aceptaría la vacuna excedía el 70 %”, dijo a Efe Eliseo Pérez Stable, director del Instituto Nacional de Salud y Disparidades de Salud de las Minorías (NIMHD).

Este sondeo le anima a ser optimista y confiar en que la mayoría de los hispanos haya completado su pauta de inmunización este verano, al igual que la población en general.

Coincide con él el doctor Olveen Carrasquillo, investigador principal del grupo Expertos de la Alianza de Participación Comunitaria (CEAL), que pertenece al Instituto Nacional de Salud (NIH) y quienes trabajan contra las disparidades de la covid-19 en las poblaciones minoritarias.

“Para el fin del verano espero que todos estemos vacunados. Definitivamente lo que le decimos a la comunidad latina es que no queremos pasar las próximas navidades como fueron las últimas y que queremos que los niños puedan ir a la escuela”, destacó Carrasquillo a Efe.

DATOS AL ALZA

Y los datos refrendan esa mejoría en una campaña que no empezó con buen pie.

Si la población latina es del 18,5 % sobre el total del país, el porcentaje de latinos entre los vacunados de los que se conocía su raza/etnia llegó a primeros de marzo a un mínimo del 8,5 %, según los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Pero en las últimas dos semanas la tendencia ha cambiado y ya el 10,6 % de los vacunados cuya etnia/raza es conocida son de origen latino, para más de 6,3 millones que al menos han recibido una dosis de la inmunización, mientras que ya completaron la pauta más de 3,1 millones de hispanos.

Para lograr esta mejoría entre los latinos, que suman 60 millones de habitantes, Carrasquillo explicó que han realizado encuestas, campañas educativas y esfuerzos de prevención y continuos cambios en sus estrategias para atemperarse a lo que la comunidad necesita.

Y es que, en la población en general, un tercio de los estadounidenses y el 40 % de los mayores de 18 años del país han recibido ya al menos la primera dosis de la vacuna; mientras que el 23,2 % de los adultos ya están completamente inmunizados. Por lo que queda patente que los latinos todavía tienen un amplio margen de mejora.

RETOS QUE AFRONTAR

“Hay algunos que todavía dicen que tienen mitos de la vacuna y no se quieren vacunar. Este es el último reto”, dijo Carrasquillo.

Esas dudas persisten, explicó Pérez Stable, que reconoció que todavía se mantiene la preocupación sobre la seguridad de la vacuna o, incluso, si causa infertilidad, perjudica a las mujeres embarazadas y el ya famoso “microchip” que se dice sin pruebas de que se inyecta con la dosis.

Para este experto, la mejora en la aceptación a la vacuna entre los latinos es alentadora, ya que la población latina en EE.UU. es uno de los grupos de la población que más se ha visto afectado durante la pandemia.

“Los datos lo demuestran, la comunidad latina se ha visto afectada de forma desproporcional. Más de la mitad de los casos de la covid-19 son latinos y afroamericanos, casi la mitad de los fallecidos son de los mismos grupos y esto es así en todas las edades”, indicó.

PROBLEMAS ESTRUCTURALES

El director del NIMHD señaló que las estrategias que se han utilizado parecen estar dando efecto, pero todavía se mantiene un contraste entre la aceptación de la vacuna y animarse a ponérsela.

Disparidad que achacó a “problemas estructurales y no individuales”, como el hecho de que muchos hispanos no “pueden darse el lujo” de perder horas de trabajo para ir a inmunizarse, carecen de transporte para ir a los centros de vacunación o el método para registrarse en internet o teléfono para recibir la vacuna.

Pero “eso todo está mejorando”, dijo Pérez Stable sobre la “responsabilidad del sistema de salud” de crear “estructuras” para llegar a las poblaciones más desfavorecidas en esta materia.

Otro de los retos a afrontar es, coincidieron Carrasquillo y Pérez Stable, en la creencia de muchos inmigrantes de que si se ponen la vacuna la información que brinden puede ser utilizada por el Gobierno para iniciar un proceso de deportación, algo que ambos expertos rechazaron rotundamente.

Entre noviembre y diciembre el porcentaje de latinos que decían que se iban a vacunar era menos de un 50 %, cifras que “asustaban”, reconoció Carrasquillo, aliviado al ver que esos números han subido desde entonces.

Pero hay que seguir trabajando, afirmaron, y disponer de más personal humano, ayudar a las personas que no saben usar computadoras y dar más accesibilidad. El verano se acerca y el objetivo es ambicioso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here