Oficina del Censo detiene su informe sobre empadronamiento de indocumentados

0
164

Washington, 13 ene (EFE News).- La Oficina del Censo ha suspendido la producción de un informe expedito, requerido por el gobierno del presidente Donald Trump, sobre el empadronamiento de 2020 con detalles sobre la población indocumentada, según indicó este miércoles la cadena National Public Radio (NPR).
La noticia se dio a conocer después de que saliese a la luz que el Departamento de Comercio investiga las presiones de funcionarios designados políticos para que la Oficina del Censo entregase, a más tardar, el viernes los resultados del empadronamiento de 2020 con cifras sobre residentes legales e inmigrantes indocumentados en el país, días antes de que Trump deje el poder la próxima semana.
Pero, según NPR, que cita una fuente de la agencia federal que prefirió permanecer en el anonimato por miedo a represalias, funcionarios de carrera en la Oficina indicaron al equipo asignado a completar el informe que cesaran su labor de inmediato este pasado martes en la noche.
La inspectora general del Departamento de Comercio, Peggy Gustafson, había enviado una carta al director de la Oficina del Censo, Steven Dillingham, indicándole que se había enterado de la orden dada por éste según la cual la producción del informe era una “prioridad número uno”.
“También tenemos entendido que dos designados políticos en la Oficina -Nathaniel Cogley y Benjamin Overholt- que son los que promueven esta labor dejarán la Oficina en los próximos días”, añadió la funcionaria, quien dio a Dillingham plazo hasta el jueves en la tarde para que responda a sus preguntas.
El censo se realiza en Estados Unidos, por mandato constitucional, cada 10 años y de sus resultados dependen la representación de los Estados en el Congreso y en el Colegio Electoral y la distribución de miles de millones de dólares en programas federales de educación, salud, infraestructura y asistencia social.
La realización del Censo de 2020 estuvo afectada por la pandemia de la covid-19, con cambios de plazos para el envío de respuestas por correo o internet, y el desplazamiento demorado de miles de funcionarios para el empadronamiento puerta a puerta.
Esto provocó que la Oficina del Censo no pudiese cumplir con la normativa que establece que debe entrar los datos del recuento nacional antes del 31 de diciembre, aunque sí confiaba en poder hacer antes de que el mandatario republicano saliese el 20 de enero de la Casa Blanca.
Trump ordenó en julio a la Oficina del Censo que presentara los datos de manera que fuese posible distinguir a los inmigrantes indocumentados con el propósito de excluirlos de la cuenta al momento de distribuir representaciones políticas y fondos federales por la próxima década, lo que afectaría a un buen número de jurisdicciones demócratas.
Esto causó que se presentasen varias demandas judiciales en un tema que alcanzó la Corte Suprema de Justicia, que, en diciembre, indicó que no había información suficiente para dar un fallo, con lo cual el asunto de hecho ha quedado postergado hasta después de la inauguración del nuevo gobierno del presidente electo, Joe Biden.
En su carta, la inspectora Gustafson demandó que el director de la Oficina del Censo explique “cuáles son los propósitos y usos que tendrá este informe” apresurado.
“¿Ordenó usted la producción de este informe debido al consejo u orden de otras personas o entidades?”, añadió. “En caso afirmativo, ¿Quién?”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here