Pocos latinos se vacunan contra la culebrilla

0
187
Una enfermera le pone la vacuna de la gripe a Thomas Carbajal el sábado 18 de octubre de 2008 en la clínica El Río de Tucson, Arizona (EEUU). EFE/Gary Williams/Archivo

Washington, 9 jun (KHN via EFE News).- A nivel nacional, alrededor del 35 % de las personas de 60 años o más fueron vacunadas contra el herpes zóster (culebrilla) en 2018, comparado con el 7 % en 2008, según un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) lanzado el 9 de julio.
Sin embargo, el informe también muestra que los adultos de bajos ingresos y aquellos que son de raza negra o hispanos (de todas las razas) tienen muchas menos probabilidades de vacunarse que los blancos no hispanos.
Alrededor del 39 % de los adultos blancos no hispanos recibieron la vacuna contra el herpes zóster en 2018, en comparación con solo cerca del 19 % de los adultos hispanos y de raza negra, según el informe.
Estos hallazgos son consistentes con las disparidades que existen con otras vacunas para adultos.
Los adultos con ingresos por debajo del nivel federal de pobreza (12.760 dólares anuales para un individuo) tienen solo la mitad de probabilidades de vacunarse que aquellos con ingresos anuales de más de 25.000, según el informe.
EL COSTO DE LAS VACUNAS, UNA BARRERA
Cara James, CEO de la entidad sin fines de lucro Grantmakers in Health y ex directora de la Oficina de Salud de las Minorías en los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), dijo que las personas de raza negra y los hispanos son más propensos que los blancos no hispanos a no tener seguro médico o un proveedor de salud regular, lo que puede explicar sus tasas de vacunación más bajas.
También es probable que no tengan dinero para pagar la inyección.
Estas tasas de vacunación más bajas pueden tener un nuevo impacto negativo si se desarrolla una vacuna para COVID-19, dijo James. Aunque es más probable que tengan el coronavirus y experimenten casos más graves de COVID-19, es posible que estas comunidades no estén primeras en la fila para vacunarse debido a los costos y otros factores.
Casi una de cada tres personas en los Estados Unidos presentará culebrilla en algún momento de su vida. Se estima que se presentan un millón de casos anualmente. A cualquier persona que se haya recuperado de la varicela le puede dar culebrilla, incluso los niños pueden contraerla. Sin embargo, el riesgo de contraer culebrilla aumenta a medida que se envejece, dicen los CDC.
Para aproximadamente un tercio de los adultos, el virus se reactiva como culebrilla a menudo se presenta como una erupción dolorosa en cualquier parte del cuerpo.
El fabricante de medicamentos Merck ofreció la primera vacuna contra la culebrilla, llamada Zostavax, en los Estados Unidos, en 2006. A finales de 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó una vacuna más moderna y más efectiva, Shingrix, y este mes Merck dejó de vender la suya.
Shingrix, producida por GlaxoSmithKline, es 97 % efectiva para prevenir la enfermedad en adultos de 50 a 69 años, en comparación con aproximadamente 51 % en el caso de Zostavax. Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 50 años, incluidas las que fueron vacunadas con Zostavax, reciban Shingrix. No se requiere receta médica.
MEDICARE
La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) requirió que los servicios de salud preventivos, incluidas las vacunas, se ofrecieran a las personas con seguro médico sin costos de bolsillo. Pero los beneficiarios de Medicare fueron excluidos en esta norma.
Aunque los beneficiarios de Medicare reciben vacunas gratuitas para la gripe y la neumonía, a menudo tienen que pagar de su bolsillo por otras vacunas, incluida la de la culebrilla. Los pagos los establece el plan de medicamentos que tengan.
El doctor William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, dijo que recomienda que sus pacientes reciban la vacuna Shingrix antes de cumplir 65 años y se inscriban en Medicare. Schaffner culpa al Congreso por agregar costos en vacunas para las personas con Medicare.
“Hemos visto que una parte sustancial de la población recibe la vacuna, pero está lejos de la meta del 100 %”, agregó Schaffner.
GlaxoSmithKline dijo que el afiliado promedio de Medicare paga 50 dólares por cada una de las dos dosis de la vacuna, que generalmente se administran con unos meses de diferencia.
Para las personas sin seguro, Shingrix cuesta alrededor de 300 dólares por las dos dosis.
Además del costo, otro factor que puede influir en la baja tasa de vacunación es el acceso. La demanda de Shingrix provocó una escasez de la vacuna poco después de su lanzamiento, pero ejecutivos de GlaxoSmithKline dicen que ahora tienen una buena cantidad de dosis para distribuir.
Alrededor de 17 millones de personas han recibido al menos una dosis de Shingrix, aunque la vacuna se recomienda para más de 100 millones de personas, dijo Sean Clements, vocero del laboratorio. En comparación, dijo que entre 20 y 25 millones de personas recibieron Zostavax después de 14 años en el mercado.
La doctora Anjali Mahoney, médica de familia en Los Ángeles y vicepresidenta de asuntos clínicos de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, dijo que estaba complacida de escuchar sobre el gran aumento en las personas que reciben la vacuna.
“Aproximadamente 1 de cada 3 personas contraen herpes zóster en su vida, y eso no es algo que quieran tener”, dijo. Las complicaciones y el dolor que causa la culebrilla, agregó, pueden durar años, mucho después que la erupción haya desaparecido.
También dijo que las barreras por los costos para los beneficiarios de Medicare mantienen los números más bajos de lo que deberían ser.
Por Phil Galewitz KHN (Kaiser Health News) es un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre temas de salud. Es un programa editorialmente independiente de KFF (Kaiser Family Foundation) que no tiene relación con Kaiser Permanente.
Versión original en inglés: https://bit.ly/2W0ukhZ

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here