Los musulmanes estadounidenses inician con decisión su ayuno de Ramadán

0
419
Un grupo de musulmanes participan en el rezo Taraweeh, al inicio del ayuno musulmán de ramadán en el Centro Islámico de Reseda, California. EFE/Michael Nelson/Archivo

Miami, 24 abr (EFE News).- Los musulmanes estadounidenses cumplieron este viernes el primer ayuno del mes sagrado del Ramadán, que este año harán sin congregaciones en las mezquitas ni participación en rezos colectivos debido a la cuarentena por el COVID-19.
Este año estarán conectados en línea para asistir a los sermones, clases e interpretaciones religiosas, actividades que normalmente se llevaban a cabo en una mezquita o un centro islámico.
“Será un Ramadán inusual”, declaró a Efe Ibrahim Hooper, director nacional de Comunicaciones y portavoz del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR).
“Pero los ‘ulemas’ (estudiosos del Islám) dicen que la preservación de la vida es la máxima prioridad, y los musulmanes estadounidenses, como los estadounidenses de todas las otras religiones, harán lo mejor que puedan en (estas) circunstancias difíciles”, agregó.
Por eso, indicó el portavoz, hemos pedido a los musulmanes seguir los consejos de los funcionarios de salud pública y cumplir con el ayuno en casa con la familia.
CAIR se unió este jueves al Grupo de Trabajo Nacional Musulmán sobre el COVID-19, una coalición de más de 40 organizaciones.
El grupo publicó una declaración en la cual recomienda encarecidamente a los musulmanes en todo el país que sigan tomando todas las precauciones necesarias para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus durante el Ramadán.
El Ramadán es el noveno mes del calendario lunar islámico, durante el cual millones de musulmanes de todo el mundo deben ayunar desde el amanecer hasta la puesta del sol absteniéndose de ingerir cualquier alimento o bebida y de tener relaciones sexuales.
A pesar de que en su esencia es un mes de ayuno y oración, se ha convertido en un mes de congregación familiar y social.
Debido a esta pandemia se cancelan temporalmente todas las oraciones públicas colectivas de la congregación”, es decir las mezquitas estarán cerradas, incluidas la oración del viernes o las oraciones de tarawih, indicó la organización.
“Es una pena no poder cumplir con todas las órdenes, no obstante me consuelo porque sé que las prácticas espirituales son siempre una ayuda en tiempos de crisis, miedo y agitación, y ahora estamos viviendo uno de esos tiempos”, manifiesta Karim, un profesor iraní que estaba hoy de compras en una tienda libanesa en Miami.
“A mí lo que me duele es no poder hacer tarawih. Llevo tantos años y decenas de acontecimientos vividos, pero esta es la primera vez que no voy a poder realizar estas oraciones”, agrega un anciano palestino que estaba en la fila.
Y es que salir a rezar las oraciones de tarawih, aunque no sean obligatorias, es para muchos musulmanes un ingrediente esencial de este mes de ayuno.
A las 5 de la tarde de este viernes, la mezquita Baitul Naseer en Hallandale Beach, sede de la Comunidad Musulmana Ahmadía en el sur de Florida, parecía un lugar abandonado.
“Debido al distanciamiento social, no nos reuniremos en la mezquita”, asegura a Efe en un correo Khalid Minhas, portavoz oficial del grupo en Miami.
“Sin embargo, hemos planeado reuniones a través de plataformas en línea para mantener vivo el espíritu de la comunidad. Así, habrá sesiones virtuales de conferencias y charlas y sermones especiales de nuestros misioneros antes del iftar (comida para romper el ayuno) para comentarios del Corán”, añade este cardiólogo de Miami Beach.
Ramadán es un mes de reflexión y auto purificación a través de oraciones intensas como muestra de gratitud hacia Dios por el año vivido, explica.
“Verás, aunque este Ramadán será diferente, no eliminará la esencia del mes. Continuaremos orando y suplicando en los hogares y permaneceremos unidos en espíritu con los más de mil millones de musulmanes para cumplir con las obligaciones de este mes”, aseveró Minhas.
Desde marzo las diferentes organizaciones de musulmanes estadounidenses han estado ocupadas distribuyendo máscaras hechas a mano y otros suministros, a los más vulnerables en la comunidad.
A principios de esta semana, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, otorgó un permiso para que la mezquita Dar Ul Hijra realice “al Adán” (el llamado a la oración) públicamente cinco veces al día durante el mes de Ramadán.
El vecindario de Cedar-Riverside es el hogar de una de las mayores poblaciones de musulmanes en Minnesota.
“Este momento es un triunfo para todas las personas. El adán de esta noche en Minneapolis es una señal de que ninguno de nosotros está solo. Es una prueba más de que el miedo y el aislamiento son temporales y que las oportunidades para que todos estemos conectados en mente, cuerpo y espíritu son las más poderosas y siempre presentes”, indicó en un comunicado Sharif Mohamed, imán de la mezquita Dar Al-Hijra.
La ciudad de Nueva York distribuirá alrededor de 400.000 comidas Halal en 32 edificios del Departamento de Educación y otras 100.000 serán servidas a través de organizaciones comunitarias durante el mes de Ramadán, según indicó el alcalde Bill de Blasio.
Según una encuesta del Centro de Investigación Pew, en 2017 (último año oficial disponible), había alrededor de 3,45 millones de musulmanes en Estados Unidos y éstos representaban aproximadamente el 1,1% del total de la población.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here