Mitos y realidades de las cirugías para bajar de peso

0
174

México, 31 Mar (Notimex).- La cirugía para bajar de peso, también conocida como bariátrica, ayuda a disminuir los problemas médicos asociados con la obesidad, además contribuye el adelgazamiento de dos formas principales: de restricción y mala absorción.

La forma de restricción es una cirugía que se usa para limitar físicamente la cantidad de alimento que el estómago puede contener, lo cual regula la cantidad de calorías que puedes comer.

La técnica de mala absorción es la cirugía que se usa para acortar o desviar parte del intestino delgado, lo que reduce la cantidad de calorías y nutrientes que absorbe el cuerpo.

De acuerdo con el médico Enrique Renteria Palomo, especialista en gastroenterología, cirugía general y bariátrica, las personas que deseen realizarse algún tipo de cirugía bariátrica deben prepararse con dos o tres meses de anticipación, en cuestión psicológica y nutricional, para que el proceso sea más llevadero y tenga mejores resultados.

Entre las cirugías bariátricas se encuentran la gastroplastia vertical en banda GVB, gastroplastia vertical anillada, banda gástrica ajustable, manga gástrica o gastrectomía vertical, balón intragástrico o balón gástrico. Entre las técnicas de mala absorción se encuentran el bypass gástrico y derivación biliopancreática.

El especialista indicó que las cirugías para bajar de peso deben ir acompañadas de una dieta especializada para cada paciente y una rutina de ejercicio, pues es un mito que posterior a las cirugías los pacientes están exentos de llevar un estilo saludable.

Agregó que si los pacientes descuidan su dieta y no siguen las recomendaciones, podrían presentar el síndrome de dumping o síndrome de evacuación gástrica rápida, el cual provoca que el contenido del estómago pase al intestino delgado demasiado rápido, antes de que los alimentos estén completamente digeridos.

Esto provoca que los pacientes experimenten una serie de síntomas como retortijones, náuseas, diarrea, cólicos, hipoglucemia, sudoración, debilidad o mareos, entre otros.

Además, de acuerdo con el gastroenterólogo, existen algunos mitos que deben ser aclarados con respecto a las cirugías para bajar de peso, pues es muy importante que el paciente esté informado.

En el caso del balón intragástrico es un mito que se resolverán todos los problemas de peso. Si bien ayuda a controlarlo, de no llevar una dieta adecuada y ejercicio existe la posibilidad de recuperar el peso perdido posterior a la retiración del balón. Actualmente existen balones con duración de seis meses y un año.

También es un mito que la cirugía bariátrica es óptima para todo tipo de personas, pues la realidad es que este tipo de intervención está indicada para personas con obesidad mórbida u obesidad con enfermedades como diabetes de tipo 2, hipertensión, apnea del sueño u otras enfermedades derivadas de la propia obesidad del paciente.

En el caso del bypass gástrico, las personas siempre deben acompañar de una modificación en los hábitos alimenticios, de lo contrario existirá un exceso de peso.

Renteria puntualizó que es necesario que además de someterse al procedimiento de cualquier tipo, es importante que el paciente lleve un seguimiento multidisciplinario guiado de psicólogos y nutriólogos que le ayuden en el proceso, esto garantizará una vida saludable del paciente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here