Bacteria fecal en vías fluviales de California aumentan con la crisis de las personas sin hogar

0
221
A lo largo de una sección del río Los Ángeles que corre entre la Interestatal 5 y el vecindario Atwater Village, las tiendas de campaña en donde viven personas sin hogar se suman en islotes en el medio del canal de concreto. A lo largo de una sección del río Los Ángeles que corre entre la Interestatal 5 y el vecindario Atwater Village, las tiendas de campaña en donde viven personas sin hogar se suman en islotes en el medio del canal de concreto.

Por Anna Almendrala. California Healthline

El presidente Donald Trump, que se describe a sí mismo como germófobo, no ha ocultado su disgusto con el creciente problema de las personas sin hogar en California, al que calificó de “desgracia” e “inapropiado” y equiparó a “vivir en el infierno”.

“Todos deberíamos trabajar juntos para limpiar estos desechos peligrosos y estos sitios de personas sin hogar antes que toda la ciudad se pudra”, tuiteó el 26 de octubre, refiriéndose a San Francisco. “Condiciones muy malas y peligrosas, que también afectan gravemente el Océano Pacífico y el suministro de agua”.

Funcionarios de San Francisco se apresuraron a rebatir las afirmaciones de Trump. Pero algunos de los ríos, playas y arroyos más preciados de California están realmente contaminados con niveles de bacterias fecales que exceden los límites estatales, amenazando a las personas que practican kayak, a los nadadores, y a la reputación del estado como bastión de la protección del medio ambiente.

La presencia de bacterias fecales en el agua suele ser el resultado de problemas con los sistemas de alcantarillado y fosas sépticas. Pero funcionarios de calidad del agua están de acuerdo en que la fuente de al menos algunas de las bacterias fecales es la creciente población de personas sin techo, la mayoría de las cuales no tienen acceso a baños.

“Llevé cubos de 5 galones que se usaban, sin ambigüedades, como inodoros”, dijo David Gibson, oficial ejecutivo de la Junta Regional de Control de Calidad del Agua de San Diego, al describir su experiencia limpiando campamentos para personas sin hogar. “Los llevaban al río San Diego, arrojaban allí el contenido y los enjuagaban”.

La contaminación fecal de las vías fluviales es un problema generalizado y cada vez más urgente en los estados con grandes poblaciones de personas sin vivienda. En Seattle, a los que viven en casas rodantes se las acusa de verter aguas residuales sin tratar directamente en los desagües pluviales, que fluyen directo a las vías fluviales locales. En Oregon, los trabajadores que limpian los campamentos de personas sin hogar a lo largo del río Willamette en Eugene encuentran heces y agujas todo el tiempo.

California tiene la mayor población de personas sin hogar en la nación, estimada en más de 151,000 en 2019, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos. Alrededor del 72% de las personas sin hogar del estado dormían afuera o en automóviles en lugar de en refugios o viviendas temporales.

La administración Trump se ha centrado en la población sin hogar de California, en particular como una fuente potente de contaminación.

Además de los tuits de Trump, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) envió una carta al gobernador de California, Gavin Newsom, el 26 de septiembre alegando que la falta de urgencia del estado sobre la escasez de vivienda amenaza la salud pública al contaminar el agua cercana con desechos humanos no tratados. Luego emitió un aviso a San Francisco acusándolo de violar la Ley Federal de Agua Limpia.

Jared Blumenfeld, secretario de la Agencia de Protección Ambiental de California, respondió acusando a la EPA federal de no proteger el agua limpia, y calificó el enfoque de la administración en el impacto ambiental de la falta de vivienda como “sensacionalista” y “equivocado”.

Pero las preocupaciones se extienden más allá de la administración Trump. Un número récord de californianos, aproximadamente 1 de cada 4, cree que la falta de vivienda, y la vivienda en general, es el problema principal que enfrenta el estado hoy, frente al 1% en 1999, según el Instituto de Políticas Públicas de California.

Cuando se trata de agua, los científicos buscan E. coli y otras bacterias para determinar los niveles de contaminación fecal. Si bien E. coli está presente en las heces humanas y animales, la contaminación fecal humana es particularmente peligrosa porque puede transmitir enfermedades que afectan a las personas, incluida la hepatitis A y el cólera.

La mayoría de las personas no corren el riesgo de enfermarse a menos que tomen el agua, o si los patógenos entran en lastimaduras o heridas abiertas, dijo Richard Ambrose, profesor del departamento de ciencias de la salud ambiental de la UCLA. Las personas sin hogar enfrentan el mayor riesgo porque tienen más probabilidades de lavarse en el agua o vadear a la vera de un río, y tienen menos acceso a inodoros y duchas, agregó.

En la ciudad de San Francisco, el saco de boxeo favorito de Trump sobre el tema, la contaminación fecal en las calles es arrastrada a los desagües pluviales después que llueve y se dirige a las mismas plantas de tratamiento que el agua del inodoro, lo que significa que las afirmaciones de Trump sobre el agua de la ciudad fueron inexactas, dicen funcionarios.

Pero ese no es el caso para la mayoría de las ciudades y sistemas de alcantarillado del estado. En San Diego, el segundo condado más poblado del estado, docenas de asentamientos de personas sin hogar bordean el río San Diego de 52 millas de largo, que desemboca en el Océano Pacífico. Las autoridades han registrado durante décadas altos niveles de bacterias fecales en el río que exceden los estándares estatales, dijo Gibson.

El año pasado, la junta regional de aguas ordenó al condado de San Diego, varias ciudades y agencias municipales que determinaran la fuente de la contaminación. Además de investigar el estado de la infraestructura de aguas residuales con fugas, que falla cuando llueve, la orden exige que los municipios evalúen cómo las personas sin hogar que viven en las riberas de los ríos, en estacionamientos, remolques y vehículos recreativos pueden contribuir al problema, dijo Gibson.

Más al norte, en Sacramento, los reguladores han estado midiendo los niveles elevados de bacterias fecales en la parte baja del American River por más de tres años. Ubicado cerca del centro de la ciudad, es un destino popular para practicar deportes acuáticos, incluso cuando cientos de personas sin hogar acampan cerca.

Algunas áreas recreativas, incluida la playa de Tiscornia, donde las familias hacen picnic, barbacoas y caminan a la vera del río, tenían niveles de E. coli tan altos en el último año que alcanzaron los límites superiores de lo que los laboratorios de la junta de agua podían medir, más de siete veces mayor que la norma estatal, dijo Adam Laputz, subdirector ejecutivo de la Junta de Control de Calidad del Agua Regional del Valle Central.

La junta está llevando a cabo un análisis de ADN de tres años para determinar si la bacteria proviene de personas, pájaros o perros, dijo. “Esa fuente podría provenir de una recolección de aguas residuales con fugas, o podría ser de sistemas sépticos con fugas”, además de los asentamientos, dijo.

Si la fuente es humana, la junta se embarcará en un nuevo estudio para determinar si la fuente es una falla de infraestructura o de individuos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here