Mexicanas en Hollywood: El brillo no es casualidad

0
374

México, 13 dic (EFE).- Aunque con dificultades, las mexicanas irrumpieron en Hollywood hace un siglo hasta ganar su espacio en la tierra del séptimo arte, pese a las dificultades de las latinoamericanas para triunfar en esta fábrica de sueños.

La actriz Eiza González es símbolo de ello, no dejándose intimidar por el machismo y abriéndose paso en la meca del celuloide, pese a un camino que no ha sido fácil, como reveló recientemente en el Festival Internacional de Los Cabos.

“Es muy difícil ser mexicana en otro país y creo que de naturaleza hay más aceptación a los hombres. Además se está convirtiendo en un examen de ADN. Si eres de un lugar en específico, nada más puedes ser eso”, remarcó en entrevista con Efe.

Los sacrificios han sido múltiples, pero la mexicana ha conseguido lo que pocas: trabajar con cineastas consagrados como Robert Zemeckis o Robert Rodríguez, lo que le hace sentirse profundamente “agradecida y afortunada”.

Algo similar ocurrió con la histórica Katy Jurado, quien trabajó con Gary Cooper y Grace Kelly en el filme “High Noon” (1952) y que le valió un Globo de Oro como mejor actriz de reparto.

Jurado fue descubierta en México en una corrida de toros y curiosamente debutó en el cine norteamericano con la cinta “Tarde de toros” (1951).

Posteriormente, la jalisciense se convirtió en la primera mexicana nominada al Óscar a mejor actriz de reparto por su papel en “Lo que la tierra hereda” (1954) y después trabajó con Marlon Brando en la única cinta que dirigió, “One-Eyed Jacks” (1961).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here