Un taller mexicano fabrica pajillas ecológicas

0
122

Santa Cruz Papalutla (México), 13 sep (EFE).- En su afán por conservar el medioambiente, una empresa del sureño estado de Oaxaca fabrica pajillas o popotes hechos con materiales naturales, en consonancia con varias regiones de México que impulsan leyes para reducir el uso de plástico.

En Santa Cruz Papalutla, municipio ubicado a 35 kilómetros de la capital oaxaqueña, se instaló un pequeño taller que emplea a ocho artesanos, que tradicionalmente se dedicaban a elaborar piezas hechas a base de carrizo -una planta gramínea de tallo largo- como canastas, flautas, marcos o jaulas.

Ahora sin abandonar sus trabajos habituales se dedican también a cortar, limpiar y pulir el tubo natural con que esta planta se abastece de agua en la tierra, para que, en forma de popote o pajilla, sea usado por los humanos para tomar líquidos.

El proyecto se llama Chika Tiki y en los últimos meses ha vivido una gran expansión.

“Se han vendido en Mérida (Yucatán), en México DF, y en otros estados y en donde los he mandado últimamente. Lo han pedido por todo México, me han hecho pedidos y gente ha llamado para preguntar cómo se hacen para fabricarlos igual ellos mismos en otros lugares”, dijo a Efe la fundadora de la empresa y artista plástica Aline Hunzinker.

Apegados a la idea de no dañar el planeta, la microempresa, en crecimiento, tiene cuidado de cortar gradualmente los carrizales y dejarlos retoñar para no arrasar con la vegetación.

La materia prima abunda en los valles centrales de Oaxaca y es una planta que se regenera rápidamente en temporada de lluvias.

“Los carrizos al momento de cortarlos vuelven a nacer otra vez. Para que no por cortarlos estemos dañando al planeta”, dijo a Efe Donaciano Sánchez López, un artesano de Santa Cruz Papalutla, mientras recoge la planta.

“Los popotes de plástico tardan más en deshacerse, y esto (el carrizo) no, porque es como leña, se deshace rápido”, añadió.

Para ir de acuerdo con la normatividad de empresa amigable con el planeta, ya preparan un estudio de impacto ambiental con el fin de programar los cortes de la planta en temporada de lluvias.

El pequeño grupo de artesanos de Chika Tiki emplea directamente a dos familias de Papalutla, que se han beneficiado de la idea de crear popotes ecológicos de carrizo en Oaxaca, donde la tradicional venta de artesanías hechas con esta planta no está bien remunerada.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here