Piden investigación coordinada para mejorar salud del embarazo

0
123

Washington, DC (PRNHispanic).- Reducir la mortalidad y morbilidad materna en los Estados Unidos requerirá una agenda de investigación coordinada, escribe Diana W. Bianchi, M.D., directora del Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development (Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, o NICHD por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health and Human Development) de los Estados Unidos, y sus colegas en la edición más reciente de la American Journal of Obstetrics and Gynecology. Los autores citan la actual falta de información coherente sobre los datos de mortalidad y morbilidad materna a nivel estatal como uno de varios factores que deben abordarse para mejorar los esfuerzos de investigación.

La mortalidad materna se refiere a la muerte de una mujer por complicaciones del embarazo o el parto, mientras que la morbilidad materna se refiere a las complicaciones a corto y largo plazo del embarazo y el parto. La mortalidad materna en Estados Unidos es una de las más altas entre los países desarrollados y afecta desproporcionadamente a las mujeres afroamericanas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.

El NICHD organizó dos talleres en 2019 para involucrar a las organizaciones comunitarias y a los proveedores federales y de atención de la salud en la identificación de las prioridades futuras para la investigación de la mortalidad y morbilidad maternas. Una de las muchas lagunas identificadas en estos procedimientos fue la necesidad de contar con mejores datos. Por ejemplo, los estados definen las muertes relacionadas con el embarazo de distintas maneras, lo que lleva a un posible subregistro o sobreregistro de los casos. Además, algunos estados han experimentado retrasos en la inclusión de una casilla en los certificados de defunción para identificar a las mujeres embarazadas.

Los autores señalan que el NICHD sigue apoyando una amplia gama de investigaciones sobre la salud materna, incluidos los estudios sobre afecciones de alto riesgo en el embarazo, como la preeclampsia, la hemorragia posparto y la diabetes gestacional. Los autores proponen trabajar con colegas de los NIH y de otros lugares para mejorar la comprensión de los procesos de la enfermedad, los factores de riesgo demográficos y socioeconómicos, las disparidades raciales y étnicas, y la práctica y los procedimientos hospitalarios que pueden contribuir a los resultados adversos del embarazo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here