Debilitamiento en la economía mexicana

0
143

México (Notipress) – La segunda semana de agosto inició con una noticia relevante para el ámbito económico: el Indicador de la Confianza del Consumidor mostró una disminución mensual de 0.6 puntos en términos desestacionalizados, según el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México. De esta manera, al aunar este indicador con la desaceleración de la actividad económica reportada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) coinciden en el debilitamiento de la economía mexicana.

En este sentido, el indicador de confianza del consumidor permite conocer el grado de la apreciación de las familias mexicanas respecto a los cambios generales de la economía del país, y si bien no es un índice que predice las tendencias del consumo de manera exacta, su interpretación detona diferentes acciones, sobre todo en temas de inversión de capital y ahorro.

Asimismo, la disminución reportada este mes es parte de una racha bajista presente en este índice desde hace cinco meses, e implica que la perspectiva de la población mexicana acerca de la economía nacional no es mejor que hace 12 meses

Este índice se adiciona como un indicador más que se muestra a la baja, pues el Informe de Perspectiva Económica emitido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) donde hace hincapié en el desaceleramiento en la actividad económica en 2019, muestra ajustes negativos en la región de América Latina luego de las rebajas en las calificaciones crediticias de México y Brasil. México disminuyó su perspectiva económica en 0.7 puntos quedando proyectada en 0.9 para el presente año, con un posible repunte en 2020 del 2.4.

Sin embargo, las percepciones no están muy alejadas de la realidad, ya que la economía global está experimentando una desaceleración generalizada repercutiendo también en México. En marzo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó un informe donde se califica a la región como “vulnerable a un contexto mundial complicado” y aseguraba que, así como en 2018 la economía se desaceleró después del repunte en 2017, el presente año seguiría disminuyendo.

Así, la tensión de estos indicadores y la desconfianza tanto de las instituciones globales, locales, como de la población del país aunada al clima de incertidumbre para los inversionistas provocado por las políticas de la administración de Andrés Manuel López Obrador seguirá generando presión en los indicadores económicos, que junto con el entorno global podrían estar generando un estancamiento económico generalizado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here