El NIH da subvención millonaria para reducir el uso de opioides y dar asistencia a quién la necesite

0
85

Nueva York, 11 jun (HISPANIC PR WIRE) – En el estado de Nueva York, las cifras son sobrecogedoras: en 2017 hubo 3,224 muertes relacionadas con opioides. En 16 condados del estado, el número de muertes por sobredosis es casi el doble del promedio nacional. Para abordar esta crisis, el Instituto Nacional del Abuso de Drogas (NIDA, en sus siglas en inglés) va a dedicar $86 millones a estudiar nuevas formas de obtener recursos para las personas más vulnerables en estos 16 condados. Cuatro de estos millones irán destinados a Montefiore Health System y al Albert Einstein College of Medicine.

“Tenemos una necesidad imperiosa de eliminar las barreras que impiden (a doctores primarios, servicios de apoyo social y organizaciones comunitarias) ofrecer la mejor asistencia posible a personas con algún trastorno de opioides”, dice Bruce Rapkin, Ph.D., responsable de colaboración comunitaria y ciencias de implementación, en el Departamento de Salud Epidemiológica y Poblacional de Einstein y Montefiore. “Disponemos de terapias y programas que, sin duda, serían muy eficaces en el tratamiento de este trastorno, pero hay factores que obstaculizan su acceso. Confío en que la cooperación entre el Instituto Nacional de la Salud (NIH en sus siglas en inglés), nos permita ser más eficaces a la hora de facilitar recursos de manera efectiva a pacientes y familias con escasos recursos a lo largo y ancho del estado”.

Enfrentar una crisis presente
Por mucho que se hable de las nuevas medidas implementadas para recetar opioides, la crisis no ha desaparecido. La primera ola de sobredosis de opioides, desde la década de 1990 hasta 2010, se asocia con recetas médicas de analgésicos opioides. La segunda ola, de 2010 a 2013, aproximadamente, corresponda con el auge del número de muertes relacionadas con la heroína de personas que pasaron de los opioides recetados a otras alternativas más accesibles. La tercera ola empezó en 2013 y se extiende hasta la actualidad, y se caracteriza por un rápido incremento de muertes causadas por opioides sintéticos, como el fentanyl.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., las muertes por sobredosis se han más que triplicado desde finales de la década de 1990, cuando los primeros opioides irrumpieron en el mercado. Actualmente, más del 70 por ciento de las 700,000 muertes por sobredosis ocurridas desde entonces han sido causadas por opioides. Aunque el total nacional es muy elevado, en algunos estados y condados el impacto ha sido especialmente duro, la mayoría de ellos en el noreste. El nuevo estudio de varios años de duración e integrado en la iniciativa Ayudando a Acabar con la Adicción a Largo Plazo (HEAL, en sus siglas en inglés), del NIH, tiene como objetivo reducir las muertes por sobredosis un 40% en un plazo de tres años. En Nueva York, esta iniciativa se centrará en los 16 condados con un mayor número de muertes por opioides.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here