Nuevos casos de sarampión en estado de Washington

0
194

Seattle – Los nuevos casos de sarampión en el condado de King son parte de un número creciente de casos en el estado de Washington. Las personas que estuvieron en lugares de exposición en los tiempos indicados deben averiguar si han sido vacunadas contra el sarampión o han tenido sarampión anteriormente, y llamar a un proveedor de atención médica inmediatamente si desarrollan una enfermedad con fiebre o con un sarpullido inexplicable.

“Más sarampión en nuestras comunidades significa más riesgo de brotes entre las personas que no tienen inmunidad”, dijo el Dr. Jeff Duchin, Oficial de Salud para Salud Pública de Seattle y el Condado de King. “La vacuna contra el sarampión es segura, efectiva y ofrece una excelente protección. Si no está seguro de estar al día con las dosis recomendadas de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR), es seguro vacunarse como medida de precaución.”

Salud Pública de Seattle y el Condado de King está trabajando en estrecha coordinación con el Departamento de Salud del Estado de Washington, el Departamento de Salud de Tacoma y el Condado de Pierce y el Distrito de Salud de Snohomish en las investigaciones sobre casos de sarampión.

Debido al aumento de actividad del sarampión a nivel nacional, los departamentos de salud de todo el estado de Washington también están alertando a los proveedores de atención médica y trabajando con las escuelas y comunidades para brindar educación sobre la prevención del sarampión.

Qué hacer si usted se encontraba en un lugar de posible exposición al sarampión

La mayoría de las personas en nuestra área tienen inmunidad contra el sarampión por medio de la vacunación, por lo que el riesgo para el público en general es bajo. Sin embargo, cualquier persona que se encontraba en los lugares de posible exposición al sarampión en las horas que se indican a continuación debe:

·         Averiguar si ha sido vacunado contra el sarampión o ha tenido sarampión anteriormente.

·         Llamar a un proveedor de atención médica inmediatamente si desarrolla una enfermedad con fiebre o con un sarpullido inexplicable. Para evitar el posible contagio del sarampión a otros pacientes, no vaya a la clínica o al hospital sin llamar primero para decirles que quisiera que se le evalúe para el sarampión para el sarampión.

En algunos casos se pueden administrar vacunas o medicamentos después de exposición para prevenir la enfermedad – consulte a su proveedor de atención médica. Esto es especialmente importante para las personas con alto riesgo de complicaciones por sarampión (véase a continuación).

Lugares de posible exposición al sarampión en el condado de King

Todos los sitios de exposición en el condado de King, incluidos los de casos anteriores, son actualizados y están disponibles en kingcounty.gov/measles/cases.

Estas fechas y horas incluyen el período durante el cual la persona se encontraba en el lugar y hasta dos horas después. El virus del sarampión puede permanecer en el aire durante dos horas después de que alguien infectado con el sarampión haya abandonado el área. Cualquier persona que se encontraba en los siguientes lugares durante las fechas y horas indicados podría haber estado expuesto al sarampión:

Sobre el sarampión

El sarampión es una enfermedad sumamente contagiosa y potencialmente grave que causa fiebre, sarpullido, tos y ojos enrojecidos y llorosos. Se propaga principalmente por el aire después de que una persona con sarampión tose o estornuda.

Los síntomas del sarampión comienzan entre 7 y 21 días después de la exposición. El sarampión es contagioso desde aproximadamente cuatro días antes de que aparezca el sarpullido y hasta cuatro días después del sarpullido inicial. Las personas pueden propagar el sarampión incluso antes de que presenten el característico sarpullido del sarampión.

Las complicaciones del sarampión pueden incluir infecciones del oído, diarrea, neumonía y, en raras ocasiones, encefalitis (inflamación del cerebro).

Las complicaciones por sarampión pueden ocurrir incluso en personas sanas, pero las de mayor riesgo son: los bebés y niños menores de 5 años, adultos mayores de 20 años, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos debilitados por medicamentos o enfermedades subyacentes.

Si se encuentra en uno de estos grupos de alto riesgo y estuvo expuesto al sarampión, asegúrese de contactar a su proveedor de atención médica para hablar sobre la necesidad de un tratamiento para prevenir la infección por sarampión.

El sarampión se puede prevenir con la vacuna segura y sumamente efectiva contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dos dosis de la vacuna MMR son más del 95 por ciento efectivas para prevenir el sarampión, y esa protección es duradera.

Para más información acerca del sarampión y la vacunación contra esta enfermedad: kingcounty.gov/measles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here