La chilena Castro Rioseco busca dar visibilidad a artistas latinas en museos

0
206

Nueva York, 6 may (EFEUSA).- La coleccionista de arte chilena Alejandra Castro Rioseco se ha embarcado en una misión de vida en favor de aumentar la visibilidad al arte femenino hispanoamericano en los museos porque, subraya, la mujer ha sido “relegada históricamente”.
“Creo que en el arte existe mucha desigualdad, al igual que en la sociedad, en cuanto al rol de la mujer”, dice Castro Rioseco en una entrevista con Efe, en la que asegura que la desigualdad “genera rabia porque -razona- siempre hay que estar demostrando (las mujeres) que somos capaces” .
“Me llama mucho la atención la poca participación de mujeres en museos, de mujeres artistas, como comisarias, directoras, es algo que me preocupa. Mi objetivo es que la mujer sea visibilizada”, señala, aunque considera que en Nueva York ha visto cambios, con presencia de artistas mujeres de un “cinco por ciento en los museos”.
Castro Rioseco recuerda que es miembro de las juntas de dirección de los museos neoyorquinos Guggenheim y el Del Barrio, el más antiguo dedicado al arte latino, y en el que sí sobresalen las mujeres en esos puestos.
Considera que aunque el mundo está cambiado todavía la mujer sigue relegada, enfrentando obstáculos, por lo que quiere poner su grano de arena en el arte.
“La mujer artista tiene mensajes muy interesantes que mandar, que tienen que ver con sus experiencias, con historias políticas, con movimientos sociales grandes, con luchas de igualdad, con el derecho al voto, a decidir sobre su propio cuerpo”, opina.
“Son muchas luchas pendientes y el arte se transforma en un canal de expresión de ellas, y eso lo hace muy interesante”, aseguró la adinerada filántropa.
La chilena, que estudió ingeniería civil, dice que su compromiso con empoderar a la mujer surgió de su propia experiencia al ser discriminada tras tener a su hija, al enfrentar problemas para lidiar con atender su trabajo y su responsabilidad como madre.
Asegura haber sufrido desigualdad y también “mucho castigo por ser como soy, por ser proaborto, por ser independiente, promujer, feminista”, lo que dice la ha llevado a vivir por el mundo porque “no voy a vivir en una sociedad que sigue apoyando eso (desigualdad)”.
“Tengo una hija y quiero que sea lo más libre de poder expresarse y hacer lo que quiera con su vida y que no sea cuestionada y menos por ser mujer”, argumenta durante la entrevista en el Museo del Barrio.
El compromiso de Castro Rioseco con darle poder a la mujer le llevó a fundar hace doce años en Chile la organización sin ánimo de lucro “Mujer Opina”, con un programa centrado en la educación.
“En la medida en que la mujer está educada, está educada su familia, la comunidad, está educado el país y por ende eso hace que existan en puestos directivos, no sólo en el arte, en los negocios, que existan mujeres que toman decisiones”, argumentó.
“Si no cambiamos el tema vocacional, no hay crecimiento al respecto. Ahí aprendí a decir no sólo que soy feminista, si no a conocer las realidades de distintos países”, dijo.
Destacó que el tema del empoderamiento tuvo acogida en su país, donde tuvieron el apoyo de su entonces presidenta, Michelle Bachelet, quien “nos abrió las puertas en muchos sentidos”, a nivel gubernamental y organizaciones internacionales.
Como parte de ese esfuerzo busca que las artistas latinoamericanas tengan mayor visibilidad, y uno de sus proyectos es una exposición en Argentina, la primera en América Latina, en la que ya trabaja, para la que prestará algunas de las obras, de unas 600 que conforman su colección de mujeres, que ha llamado “Mia Collection”.
La exhibición, en el centro municipal cultural de Buenos Aires con el respaldo de la Secretaría de Cultura de esa ciudad, sería a finales del 2019 o principios del 2020, y también espera mostrarlas en Dubai, donde vive, durante la Bienal de Sharjah, y en El Líbano.
Pero asegura que su mayor sueño es mostrar su colección a mujeres que no tienen acceso a los museos porque el museo, asegura Castro Rioseco, “sigue siendo un lugar selecto aunque sea público, un lugar abierto”.
“Hay mujeres que tienen timidez de ir a los museos, sobre todo mujeres con niveles de educación y sociales más bajos porque tienen miedo de enfrentarse a un museo porque no lo conocen, porque no amas lo que no conoces”, opinó.
La coleccionista dice que le gustaría enfrentarlas con el mundo del arte exponiendo su colección en los barrios donde viven, pero admite que es un proyecto a largo plazo porque es complejo, si bien “en eso también estamos trabajando”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here