La presidenta de “Time’s Up” dimitió por presunto abuso sexual de su hijo

0
91

Washington (EFEUSA).- La expresidenta del movimiento “Time’s Up”, Lisa Borders, que a comienzos de semana presentó su dimisión a ese puesto, lo hizo porque su propio hijo ha sido acusado de abuso sexual, según informó la organización en un comunicado.
“El viernes, Lisa Borders informó a los miembros del consejo de dirección de Time’s Up de que se habían presentado acusaciones de abuso sexual contra su hijo en un foro privado”, señaló la organización sin entrar en detalles sobre el cariz de las alegaciones.
De acuerdo con la nota, una vez comunicó los hechos a la junta, Borders tardó menos de 24 horas en tomar la decisión de presentar su dimisión, lo que la organización considera que “fue la decisión correcta para todas las partes implicadas”.
Borders, reconocida por su desempeño en la liga profesional de baloncesto femenino, la WNBA, anunció el lunes que renunciaba para “abordar asuntos familiares”.
“Time’s Up” es un movimiento contra el acoso sexual creado en enero de 2018 por 300 profesionales de Hollywood, que ha recaudo 21 millones de dólares y reclutado 700 abogados para asistir a quienes quieran denunciar conductas sexuales inapropiadas en el área del trabajo, tengan pocos medios o teman represalias.
Este movimiento fue impulsado por un grupo de artistas tras el escándalo de abusos sexuales del productor Harvey Weinstein.
Después de conocerse la dimisión, Time’s Up expresó su “gratitud” a Borders por su trabajo e indicó que acepta y apoya su decisión.
“Sabemos que es la decisión correcta para Lisa así como para la organización”, agregó el movimiento, quien indicó que su directora de operaciones, Rebecca Goldman, desempeñará el puesto de presidenta de manera interina.
“Nos mantenemos firmes en nuestra misión de crear un trabajo seguro, justo y digno para mujeres de todo tipo”, añadió la declaración.
“Time’s Up” se ha convertido en un referente en materia de reformas legislativas en la materia al punto de que el estado de Nueva York introducirá este año una serie de ellas para combatir el acoso y la agresión sexual y facilitar que las supervivientes busquen justicia.
Las reformas legislativas de Time’s Up se refieren también a los acuerdos de confidencialidad, que deberían incluir lenguaje específico para que los empleados puedan quejarse a una agencia local o estatal y testificar o participar en una investigación gubernamental.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here