Armar o no el nacimiento, una polémica que se repite cada Navidad

0
501

Ciudad del Vaticano, 24 Dic (Notimex).- Cada Navidad, en Europa y en el mundo católico, parece repetirse una polémica sobre si armar el nacimiento en casas, escuelas e instituciones públicas sea políticamente correcto o no.

Este 2018 no fue la excepción, con un debate público desatado tras las declaraciones de un sacerdote italiano, Luca Favarin, quien llamó a no montar los pesebres ya que hacerlo resultaría “hipócrita”.

“Hoy hacer el pesebre es hipócrita. El pesebre es la imagen de un prófugo que busca refugio y lo encuentra en un establo. Colocar imágenes haciendo luego la señal de la cruz ante el niño Jesús, cuando luego en la vida de todos los días se hace exactamente lo contrario, lo encuentro reprobable”, indicó.

En su reflexión, publicada a través de la red social Facebook, el clérigo de la diócesis de Padua insistió que, este año, no hacer el pesebre “sería el más evangélico de los signos”, “no hacerlo por respeto al evangelio y sus valores, no hacerlo por respeto a los pobres”.

Los comentarios desataron un sinnúmero de reacciones, no sólo desde dentro de la Iglesia católica sino -también- desde ámbitos políticos.

“Pienso que debemos tomar distancia de la hipocresía, no de un símbolo que podría ayudarnos a purificar la hipocresía que cada hombre tiene dentro de sí”, replicó, en declaraciones a Notimex, Francesco Moraglia, patriarca de Venecia.

El obispo estableció que la imagen del nacimiento no representa sólo una composición artística o una composición que puede resultar familiar, porque existen los nacimientos simples, con estatuitas y responden a una tradición.

Aclaró que armar el pesebre es una acción que debe llevarse a cabo personalmente, familiarmente, comunitariamente, porque es una especie de examen de conciencia sobre cómo se comprenden las relaciones con Dios, ante todo, y después con los demás.

“El misterio es creído y amado, pero pide ser puesto en práctica en las obras de misericordia corporales y materiales, que son actualísimas y lo serán cada vez más en una sociedad que no ha tenido todavía la capacidad de colocar el hombre al centro”, explicó.

A raíz de los dichos del sacerdote Favarin, quien se ocupa de atender a migrantes y refugiados en su diócesis, algunos grupos vinculados con el partido de corte populista La Liga comenzaron a promover el montaje del nacimiento, como símbolo de identidad cultural.

“No creo que la Liga nos deba decir que debemos redescubrir el pesebre, nosotros el nacimiento lo consideramos un valor y lo queremos declinar al interior de ese sereno testimonio, libre, franco, que no tiene sujeciones”, respondió Moraglia.

Insistió que los cristianos están convencidos que el nacimiento puede ser una ayuda a mirar a todos en la misma dirección, en una sociedad en la cual se volverá decisivo encontrar acuerdos sobre las realidades fundamentales.

“Las instrumentalizaciones forman parte de todas las realidades que nosotros podemos encontrar, no debemos tener miedo de la instrumentalización en el momento en que no las aceptamos y cuando sabemos ir más allá de las instrumentalizaciones de cualquier tipo o de cualquier parte que vengan”, apuntó.

Finalmente, el mismo Papa Francisco salió en defensa, no sólo del nacimiento sino también del árbol de Navidad el cual, dijo, recuerda que Jesús es la luz del mundo, y la luz del alma que saca las tinieblas de la enemistad y hace espacio al perdón.

“El pesebre y el árbol, símbolos fascinantes de la Navidad, puedan llevar a las familias y a los lugares de encuentro un reflejo de la luz y de la ternura de Dios, para ayudar a todos a vivir la fiesta del nacimiento de Jesús”, ponderó, el pasado 7 de diciembre.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here