Incluirnos para crear diversidad

0
1350

Por Gustavo A. Montoya

Antes de entrar al tema de esta semana quiero compartirles algo que espero les sirva ante la increíble tormenta de noticias por las catástrofes naturales, y más reciente la terrible tragedia con la masacre en Las Vegas que ha dejado 58 muertos y más de 500 heridos.   Mi corazón se siente afligido por la incapacidad o la impotencia de no poder hacer nada desde aquí.  Muchos en todo el estado tenemos los compromisos de trabajo o familia y no podemos ir a ayudar en persona.  En realidad si podemos hacer algo desde aquí.  “El que busca encuentra” y yo la encontré no solo con oraciones, sino con acción: mi donación va a la Cruz Roja Americana para las víctimas de Harvey, Irma, y María; mi segunda contribución va a la Cruz Roja Mexicana para los damnificados del sismo en México.  Y mi tercera va a GoFundMe para la tragedia de Las Vegas por su orden cronológico.  Aquí están para que usted encuentre la menara de colaborar:  https://www.gofundme.com/dr2ks2-las-vegas-victims-fund , http://www.redcross.org/cruz-roja, y https://www.cruzrojamexicana.org.mx/.  Sigamos adelante que hay mucho por hacer y entremos en el tema de esta semana.

El tema de inclusión y diversidad es un tema complejo de muchos años y tal vez siglos.  Pero la historia no la podemos cambiar.  Lo importante está en lo que podemos hacer hoy.  El Estado de Washington es uno de los estados más diversos en los que he vivido después de California.  Uno de los códigos postales más diversos en el país (#64) es el 98178 al sur de 98118 del Valle Rainer en Seattle de acuerdo a Trulia (empresa de finca raíz). Este código postal es el #1 en diversidad en Washington.  Para nosotros los latinos, la diversidad social es importante, pero tal vez no estamos llevando esa importancia a la estrategia, la táctica y la acción a la diversidad empresarial y académica.  La diversidad directa en legislación gubernamental o en empresas grandes tecnológicas o de manufactura para latinos es mínima o nula. En otras palabras no hay representación de liderazgo en mesas presidenciales y directivas de estas organizaciones en el sector privado y el gobierno en proporción a la población laboral. Déjeme darle un ejemplo: El 63% de las manzanas cosechadas en todo Estado Unidos son producidas en el este del estado de Washington, y 99.9% de las manzanas son “pizcadas” a mano por latinos.  Es posible que en 10 a 20 años robots “pizquen” el 70% a 80% de la producción y los humanos el resto.  La pregunta que debemos hacernos es: de los cientos de miles de manos latinas que cosechan a mano la manzana, ¿cuántos están estudiando o tienen a sus hijos estudiando robótica o ciencias para ser parte de la nueva fuerza laboral requerida para el futuro?  Este es un tema de inclusión, porque la diversidad existe, pero la inclusión no.  Otro ejemplo: La Universidad de Washington (Seattle) y la Universidad Tsinghua (China) está haciendo un programa muy ambicioso en donde quieren graduar 3 mil estudiantes en 10 años bajo un liderazgo de innovación tecnológica, en Bellevue Washington.  ¿Quién toma estas decisiones y porque no hay latinos liderando en estos programas?  No todavía, pero soy optimista que esto cambie.

¡Les informo esto para que despertemos!  No podemos seguir invirtiendo tiempo en gritar, marchar, y llorar acompañados de mariachi, cumbia, merengue, salsa o reggaetón.  La verdad es que si no nos incluimos nosotros, no nos van a incluir y aunque existe la diversidad, no va a haber inclusión si no empezamos a bailar “Despacito” en las filas de ciencias y tecnología en todas las industrias.  Existen muchos trabajos esperando ser llenados por personas de cualquier etnicidad que tengan las habilidades y la preparación para hacerlo. Y si todavía estamos atrapados en el círculo vicioso de ser víctimas, les recomiendo tres películas basadas en hechos reales que le pueden ayudar a inspirarse: “Hidden Figures”, “McFarland USA”, y “Spare Parts”.  Todas tienen subtítulos y doblajes al español.  El tema de INCLUSION Y DIVERSIDAD no es de pedir que nos incluyan, es de luchar y entrar a competir que es algo que depende de nosotros, no de terceros. No importa quién eres o de dónde vienes, hay que buscar la manera de preparase y entrar a competir porque “el busca, encuentra”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here