Limite los alimentos dulces que comen sus hijos

0
2063

AUBURN (UC) – Sin duda a los niños les encantan los alimentos dulces: galletas, caramelos, chocolates y helados. Y se emocionan cuando les ofrecemos esas golosinas. Pero los dulces pueden causarles problemas de salud, peso y caries, entre otros.

Si bien es cierto que es casi imposible que los niños nunca coman cosas dulces, los padres pueden controlar qué tipo de alimentos están disponibles en el hogar.

Michele Fisch, educadora de Nutrición del programa Nutrition BEST de Extensión Cooperativa de la Universidad de California, explica que si los niños ven alimentos dulces en casa, no van a poder resistirse a comerlos. Sin embargo, si usted se abastece de opciones saludables que ellos puedan comer entre comidas, no tendrá que preocuparse de que los pequeños consuman más azúcar del necesario.

Usted puede:

  • Mantener en el refrigerador un recipiente lleno de zanahorias cortadas en palitos o mini zanahorias, ramitos de brócoli o tomates cherry y un plato con gajos de naranja, uvas lavadas, arándanos azules, fresas, pedazos de piña o rebanadas de kiwi, listos para comer.
  • Mantener un tazón con plátanos sobre el mostrador, listos para pelar y comer.
  • Ofrecerles galletas saladas de grano integral, palomitas de maíz, pretzels, queso bajo en grasa o de tiras y yogur.

Fisch recomienda que al comprar alimentos lea siempre la etiqueta de Datos de Nutrición, y si compra algunos alimentos procesados, se fije que sean bajos en azúcar.

  • Compre jugos que sean 100 por ciento de fruta y sin azúcar agregada, y limite su consumo a una porción de seis onzas al día.
  • No mantenga las bebidas endulzadas en el refrigerador. Tome agua y ofrézcasela a sus hijos cuando tengan sed.
  • Compre frutas enlatadas en 100 por ciento jugo o agua, no en almíbar.
  • Elija el yogur que tenga menos azúcar. O compre el que es de tipo natural y endúlcelo con fruta fresca.
  • Compre cereales bajos en azúcar.
  • Lea las etiquetas de los panes, galletas, pastelitos y otros productos horneados, pues pueden tener un alto contenido de azúcar y grasas poco saludables.

¿Por qué son un problema los alimentos dulces?

“Comer muchos dulces puede causar caries, un peso no saludable y hacer que sus hijos se vuelvan quisquillosos a la hora de comer”, indica Fisch. “Un niño puede aprender a preferir alimentos dulces y rehusarse a comer otras cosas que no sean dulces”.

Así mismo, un niño que come y bebe muchos alimentos dulces tiene mayores probabilidades de sufrir de caries y ¡las caries duelen! Las bacterias siempre están presentes en la boca y usan el azúcar para producir el ácido que puede ocasionar las caries. Si su hijo chupa un caramelo durante mucho tiempo, el azúcar se mantendrá en su boca todo este tiempo y podrá producirle caries. Lo mismo sucede con los alimentos o dulces chiclosos. Se pegan a los dientes y provocan caries.

Es por eso que los expertos recomiendan retirarle el biberón o mamila al bebé al año de edad, y acostumbrarlo a beber agua en un vasito con tapadera. Mas adelante, puede enseñarlo a beber de un vaso sin tapadera.

“Permita que su hijo practique con un vaso o taza sin tapadera durante las comidas. Vierta un poco de leche, jugo o agua en el vaso para evitar que lo derrame y vuelva a servir si lo necesita”, señala la educadora.

Agrega que si desea que sus niños coman botanas saludables, cómalas usted junto con ellos. Es natural que los niños no quieran comerse una manzana si lo ven a usted comer un caramelo. Recuerde que los niños, especialmente los más pequeños, quieren comer lo que ven comer a los adultos. Así que, siéntese con ellos y cómanse una manzana juntos.

Fisch señala que está bien comer algo dulce ocasionalmente, pero no todos los días.

“Una o dos veces a la semana y en porciones pequeñas”, recomienda. “Para vencer la tentación, no lleve a casa alimentos dulces como refrescos, galletas, caramelos, etc. Usted tiene el control sobre los tipos de alimentos que hay en su hogar”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here