Piden en Davos a las grandes empresas que promuevan a los hispanos en EEUU

0
160

Davos (Suiza), 25 ene (EFEUSA).- La fundación “Todos somos personas” (We Are All Human) lanzó esta semana en el Foro de Davos un llamamiento a las grandes compañías y multinacionales para que ayuden a la comunidad hispana de Estados Unidos y aprovechen su enorme potencial.
Los hispanos representan un 18 % de la población del país y se calcula que aportan 2,13 billones (con “b”) de dólares al PNB estadounidense, equivalente a la séptima mayor economía del mundo, según los datos divulgados aquí por la Fundación.
“Estoy muy contenta, porque tuvimos una sesión en la que lanzamos la ‘Promesa Hispana’ llamando a las corporaciones de Davos para que, uno, entiendan que existe la comunidad hispana y, dos, que se comprometan a nuestro crecimiento”, declara a Efe Claudia Romo Edelman, creadora de la Fundación.
Revela que al llamamiento han respondido ya seis grandes empresas -del tamaño e influencia de la multinacional Microsoft- “y esperemos que el año entrante sean seiscientas”.
La “Promesa Hispana” es una declaración voluntaria que compromete a las compañías firmantes, entre otras medidas, a “crear ambientes de trabajo incluyentes” y a “adoptar acciones positivas para contratar, promover, mantener y celebrar a los hispanos como empleados, clientes y ciudadanos”.
La mexicana Romo es especialista en mercadotecnia y explica que toda su vida ha tratado de “sacarle el brillo a los productos para ponerlos en el público de la mejor manera”.
Cuando hace cuatro años dejó Ginebra, donde había trabajado en organizaciones internacionales, y se trasladó a EEUU, se dio cuenta de la distorsión que afectaba allí a la imagen de los latinos y se concentró en la tarea de restaurar la realidad.
“La forma en que están presentados los atributos de los hispanos en EEUU no tiene nada que ver con ellos”, asegura.
En los medios de comunicación estadounidenses los hispanos “tienen tres clasificaciones principales: son criminales, meseros (camareros) y repartidores de pizzas”.
Pero “la realidad es que somos 59 millones, el 18 % de la población; que traemos el 12 % del producto interior bruto, y (somos) una cantidad de jóvenes que pagan impuestos”.
Los latinos estadounidenses “crean pequeñas y medianas industrias seis veces más rápido que cualquier otro grupo” del país.
Romo cuenta que, desde la gran recesión de EEUU, los hispanos han creado más del 87 % de todos los nuevos trabajos. “Somos el creador de empleo más grande de EEUU. Esos no son ni criminales ni repartidores de pizzas; son profesionales, académicos, astronautas, directores de empresas…”
Asegura que su objetivo es “entender cómo hacer que la percepción y la realidad se unan”.
Ella parte de la base de que “la comunidad hispana es invisible, tanto dentro de EEUU como fuera, a pesar de los números”, y por ello ha decidido “venir a exponerlos a las plataformas grandes”.
En diciembre pasado, la Fundación reunió en las Naciones Unidas a más de 350 líderes hispanos para discutir “cómo nos unificamos, pero también cómo ponemos nuestra presencia fuera”.
Esta semana ha organizado en la estación de esquí de Davos, donde se reúne anualmente la élite política y empresarial del mundo, una jornada, de la mano de Microsoft, para presentar la “Promesa Hispana” y recabar adhesiones.
“El futuro de los hispanos no puede ser dejado en manos de los políticos, tenemos que unirnos más a las corporaciones para que nos empujen y nos permitan levantarnos”, defiende Romo.
“Mi fundación está basada en el impulso de la diversidad, la inclusión y la equidad, a través de actividades, de creación de contenido, de eventos y de plataformas para unir a la gente”, explica.
“Quiero mover al mundo de la tolerancia a la aceptación” repitiendo el camino que fue recorrido, por ejemplo, en la lucha contra el tabaquismo, que dejó de ser un comportamiento bien visto -el vaquero de Marlboro, recuerda-, para convertirse en una actividad casi vergonzante.
“De la misma forma quiero ver la transformación del racismo y la discriminación. Ahora es divertido hacer bromas acerca de los otros, incluyendo a los hispanos. Yo quiero que eso sea penalizado, socialmente negado y causa de vergüenza”, subraya.
Tan convencida está del potencial de la comunidad latina, que no duda en afirmar que “a lo largo de nuestras vidas -si no en esta ocasión, será en la próxima- veremos a un presidente hispano en EEUU”.

Deja un mensaje /Leave a Reply