México rediseña política exterior bajo el principio de no intervención

0
91

México, 7 ene (EFE).- México rediseña su política exterior para dar “nuevas respuestas” a un mundo que padece “cambios profundos” apostando por una diplomacia regida por el principio de no intervención, incluso en asuntos tan controvertidos como Venezuela.
“Vamos a necesitar nuevas respuestas. No apelamos solo a la tradición, sino también a la imaginación. Y por esto hablo del diseño de una nueva política exterior”, apuntó hoy el canciller de México, Marcelo Ebrard, en la inauguración de la XXX Reunión de Embajadores y Cónsules en la Ciudad de México.
Ante miembros del servicio diplomático, legisladores y representantes de empresas, el canciller explicó que esta reunión, que se celebra del 7 al 11 de enero, sirve para “diseñar” la política exterior del país para el sexenio del líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador (2018-2024).
“Estamos en un contexto global con cambios profundos. Algunos muy claros y muy acentuados, y otros quizás no tanto, pero van a tener implicaciones de gran alcance”, apuntó.
Ebrard, que se dijo “optimista pero no ingenuo”, aseguró que México buscará tener peso global en asuntos como la protección a los derechos humanos, el fortalecimiento de los valores democráticos o el cambio climático.
“Causas globales que nos animan y con las que nos identificamos. Y relaciones bilaterales estrechas y productivas con el mayor número de países”, subrayó.
Con Norteamérica, prosiguió, se debe “pensar, diseñar y aplicar” una política de “coexistencia y correlación”, pues la región “hoy nos impone retos muy difíciles”.
Con Asia, instó a pensar una “relación diferente” y sobre la Unión Europea, consideró que hay que ir más allá de la modernización del Acuerdo Global.
Finalmente, el canciller dijo que hay que “revisar el posicionamiento” de la nación latinoamericana frente a Oriente Medio y África.
En sus palabras, el canciller recordó que el país se regirá a partir de ahora bajos los principios de no intervención, solución pacífica de conflictos y autodeterminación de los pueblos, amparándose en la Carta Magna mexicana.
De esta manera, desistió hacer cualquier comentario sobre Venezuela, luego de que la pasada semana México no firmara la reciente declaración del Grupo de Lima.
“Pero no intervención no significa pasividad”, puntualizó el canciller, que celebró la apuesta de México con Centroamérica, cuyo fin es detonar el desarrollo y frenar la migración hacia el norte.
Esta nueva política exterior – que busca “congruencia” entre las causas defendidas dentro y fuera de sus fronteras – tendrá en cuenta varios puntos de referencia.
Ebrard explicó que se buscará una “estrecha relación” con el sector empresarial para la promoción económica en el exterior.
También se dará especial importancia a la cultura y a la innovación, la ciencia y la tecnología.
Finalmente, recordó que “estar fuera de México no quita la ciudadanía” y aseguró que la SRE no se olvida de los ciudadanos en el extranjero.
Cerró su mensaje celebrando el recientemente ratificado Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de las Naciones Unidas por dar “dimensión social” al fenómeno.
En su intervención, la secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, habló de la importancia de gestionar los fenómenos migratorios desde la perspectiva de los derechos humanos, poniendo énfasis en las caravanas de centroamericanos y el respeto a los derechos humanos.
Propuso “distinguir y separar” el flujo migratorio de Centroamérica entre quienes quieren residir en México y quienes usan el país como un punto “inevitable de tránsito” hacia Estados Unidos.
Estos últimos suponen alrededor del 80 % del total de migrantes de esa región.
Sobre las caravanas de migrantes dijo que “la política del Gobierno mexicano se basará en un enfoque que, privilegiando la visión humanitaria, se hace cargo de la inevitable necesidad de considerar por una parte las decisiones que al respeto adopte el Gobierno de los Estados Unidos”.
Y por otra parte, continuó, la “exigencia” a que los gobiernos centroamericanos adopten “políticas proactivas” que incentiven la permanencia de la población en sus países mediante “acciones e inversiones” que estimulen el desarrollo.
La XXX Reunión de Embajadores y Cónsules reúne durante cinco días los 105 titulares que actualmente encabezan las embajadas, consulados y misiones de México en el exterior.
El miércoles 9 de enero se sostendrá un evento en Palacio Nacional con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Deja un mensaje /Leave a Reply