Greenpeace pide no bajar la guardia en la prevención de incendios

0
352

Madrid, 24 Dic (Notimex).- Pese a que 2018 se despide como el mejor año del decenio en materia de incendios, la organización no gubernamental Greenpeace advirtió que no es el momento de bajar la guardia ya que el cambio climático continúa implacable.

La responsable de la campaña de Incendios Forestales de Greenpeace, Mónica Parrilla, aseguró que es sin duda una excelente noticia, “pero desde Greenpeace consideramos que los buenos datos de 2018 no pueden llevar a la autocomplacencia y a la inacción”.

Señaló que en un contexto de cambio climático es necesaria una profunda reflexión y cautela.

“Los problemas estructurales de nuestros bosques siguen sin abordarse y esto supone dejarlo todo al azar. Lo que ha ocurrido en Mati (Grecia) o California (EUA) puede pasar también en España”, apuntó.

Indicó que con todo esto, hay que lamentar grandes incendios forestales como el de Santa Colomba de Curueño (León), el de Nerva (Huelva) o el de Llutxent (Valencia).

En Mondariz (Pontevedra), sin ser un gran incendio forestal, también se generaron situaciones de alarma con el consiguiente desalojo de la población afectada.

En su momento, Greenpeace presentó el informe “Protege el bosque, protege tu casa”, en el que alertó de que en España no se cumple la normativa sobre incendios forestales.

De hecho, el 80 por ciento de los municipios en zonas de alto riesgo de incendio forestal no dispone de planes de emergencia y apenas de planes preventivos y de autoprotección.

Además insistió en que la planificación urbanística no tiene en cuenta el riesgo de incendios forestales, lo que revierte en peligro para la población y en más superficie calcinada.

“Los montes españoles, en los que a menudo se insertan viviendas, son un auténtico polvorín para los incendios forestales, por lo que es necesario abordar esta situación desde ya”, concluyó Parrilla.

En este sentido, este año la Fiscalía de Medio Ambiente justificó el alto riesgo de incendios por la necesidad de cumplir la planificación.

En consecuencia, envió un requerimiento a los ayuntamientos para recordar que los planes preventivos y de emergencia local contra incendios forestales son obligatorios, al igual que los de autoprotección, los cuales dependen de la ciudadanía.

Greenpeace alertó que el cambio climático y los patrones demográficos están transformando el régimen de incendios, provocando episodios de altísima intensidad con desalojos masivos, pérdidas de bienes, personas fallecidas y miles de hectáreas calcinadas, como muestra lo ocurrido este año en Grecia, California o Portugal.

Recordó que en 2017 (el peor año del decenio en incendios forestales en España), el 63 por ciento de los incendios arrasaron menos de un hectárea.

Sin embargo, a pesar de representar menos del 0.5 por ciento en el número total, 55 grandes incendios forestales (GIF) fueron responsables de la destrucción de casi el 55 por ciento de las hectáreas quemadas.

Por otro lado, las conflagraciones también contribuyen a las emisiones de cambio climático agravando el problema. Un ciclo que se alimenta.

Hace dos semanas, Greenpeace presentó un informe en el marco de la Cumbre de Cambio Climático (COP) que se celebró en Katowice (Polonia) y recalcó que no deben seguir ignorándose los impactos climáticos de los incendios si se desea conseguir el objetivo de limitar el calentamiento del planeta a 1.5 grados, como se acordó en París.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here