“El Trago Amargo de la Intolerancia”: un espejo a nuestra propia realidad

0
831

Por Giselle Pichardo:

“La necesidad tiene cara de hereje”. Me ha tocado escuchar y ser testigo de ello, pero para poder darle rienda suelta a este artículo, tendría que empezar por definir la palabra, para que tengamos mucho más claro el concepto.

Hereje: es el nombre dado a la persona que profesa una herejía, es decir, que cuestiona, con un concepto controvertido, ciertas creencias establecidas por una determinada religión.

Hoy juraría sin miedo a equivocarme que la necesidad no es la única que tiene esta cara, si analizáramos los últimos acontecimientos, nos daríamos cuenta de que la INTOLERENCIA le ha robado la careta.

Todo empezó cuando mis ojos fueron testigos de cómo una mezquita ubicada en Bellevue, Washington, fue víctima de un incendio premeditado un Sábado 14 de Enero a las 2:44 am, por suerte, dada la hora del incidente, no se reportaron heridos, pero si daños graves a la propiedad. El incendio fue provocado por quien, al igual que muchos, se siente desde las pasadas elecciones apoyado y motivado a darle rienda suelta a un sentimiento de odio que posiblemente llevaba dentro desde hace años.

No nos tendríamos que ir muy lejos. El restaurante “Arepa” de nuestro querido amigo Félix Valderrama también fue víctima de ataques y gritos de varias personas que alimentaban su odio con frases tales como: “Lárguense, ustedes no hacen falta en este país”.

Hoy me toca compartir estas historias. Llámele  intolerancia u odio. Lo que si sigo creyendo es que nos toca a TODOS auto-analizarnos y preguntarnos: ¿No estamos nosotros también asumiendo el rol de “Terroristas sin arma” cada vez que intentamos callar u opacar la opinión de otra persona simplemente porque no va acorde con nuestra ideología o nuestra manera cuadrada de pensar?

La intolerancia tiene caja de hereje. Cambiémosle el rostro. Estamos a tiempo.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here